Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

¿Estreno mundial?

El Borges este decía que el mundo se recogía entero en el aleph, ¿no? Yo es que cuando lo leí no lo entendí, y cuando lo releeí lo entendí tan bien que no sabía explicarlo. Alephluya, que decía la bruja piruja, o Jeff Buckley, no me acuerdo. Los cuentos para niños deben ser turbios y recónditos, en plan Hansel & Gretel meet Beavis & Butthead o algo así. Tú explícame una letra de la Hora del Primate y yo te decoro la casa en plan Zen... Guerrilla. Es lo que tiene ver a Los Cosméticos en directo mientras me hablan de Viridiana, que pierdo la noción y hasta el sentío. Me lo niegas si no es cierto, pero yo creo que dijeron que se estrenaban. ¿Era un estreno mundial? ¿Es el Tubo un profundo aleph que recoge el mundo y todos los mundos que se incluyen, infinitamente, dentro de él? Pues no lo sé. Yo es que el concierto de ayer lo entendí tan bien que no voy a saber cómo explicarlo... si no lo hago como si fuera un cuento para niños:
Así que érase una vez Delorean, no el coche, si no…

Hablemos de ropa interior

Y hablemos a propósito del concierto de The Long Johns Band en el Tubo de Barakaldo, ayer viernes 4 de Diciembre de 2015. Sabéis que me gusta hacerme el listo y el gracioso, y es curioso que Long Johns suene lo mismo a personaje de Robert Louis Stevenson, que a una cadena de marisquerías norteamericana, que a la ropa interior de los vaqueros del Oeste Americano. También suena a blues. A Long John Baldry. Y a whisky escocés, así que no sabes muy bien por dónde pillarle la onda a un nombre que, al fin y al cabo, lo que hace es nominar a una banda cántabra que practica un blues eléctrico, con mucho intervalo instrumental, virtuosismo y factura clásica. Sí, he dicho factura, que es la mejor forma de ponerle la guinda a una introducción tan mala como el título.
El concierto empezó con tres tíos bien ordenados arrancándose a buscar notas de blues. El bajista en una esquina, el batería arrinconado, y el guitarrista y cantante principal en primer plano y con un modelo al estilo flying V (jev…

Una vez

No puedo evitarlo. Creo que lo he superado, pero, muchas veces, regresa, casi por sorpresa, y sonríe cobardemente. Parece que me estuviera diciendo: una vez pasó, jamás volverás a ser el mismo. Así que nunca bajo la guardia, porque en cualquier momento, sé que puedo volver al mismo agujero negro del que tanto me costó salir.
Hoy me he acordado de un día en el que yo aparecía, y casi no me reconozco. Estaba más delgado, tenía más pelo, vestía de negro y estaba solo. Estaba en una ciudad extranjera y paseaba, un día entre semana, cuando la gente se dedicaba a sus cosas, con sus vidas ordenadas, sus pequeñas tragedias, sus alegrías cotidianas, y yo parecía ser el único que no encajaba. Aún recuerdo aquella ciudad como si fuera el patio de mi casa. Me veo en las fotografías y sé que soy yo. No es eso lo que no reconozco.  Al salir de una cafetería, sin ganas de volver a casa, recuerdo que decidí caminar hacia la plaza del mercado, donde, a pesar de ser un día laborable, seguro que quedab…

Crónicas y crónicos: Toni Monserrat en dúo electroacústico con Simó Vall

Cosas como éstas las he dicho ya tantas veces que la gente va a empezar a pensar que me tienen en nómina o, simplemente, que soy un puto pesado lameculos. Y uso "puto" y "lameculos" para sentirme mejor, pero no funciona. Eso sí, lo repito: si entras a El Tubo ya no vas a salir nunca. Físicamente, igual sí, pero como te atrape la locura de la música en directo, el efecto se hace crónico (va en el título, ¿lo pillas?). 
El mes de Noviembre estaba sembrado de matas de habas mágicas. Rotten Mind, Punk Panther y Escobar estaban en mi agenda, como se suele decir, apuntados en rojo, y como suele ocurrir, me los perdí a todos. Uno detrás de otro, es lo que hay. 
De todos los que había en Noviembre, solo he acabado por ver a uno, el único que no quería ver, je. Me lo creo, tío, estás de dulce hoy: tienes más gracia que las tomas falsas de Tendido cero.
En serio, entre los muchos conciertos interesantes que se montaron Lombardo y Helm para este mes, Toni Monserrat Inc era …

Una gira en tres actos: con prólogo, epílogo y sin remordimientos

Lo digo desde el principio, para que nadie se asuste: me la suda si me excedo. Sé que siempre me paso, pero paso de los adverbios temporales y de la propia consciencia. No podía escribir solo una crónica. O dos crónicas. O simplemente una crónica. O dos simples crónicas. No hay simpleza que valga, ni números ordinales. Ni experiencias ordinarias. Tengo que ponerle el extra por delante y por eso pienso excederme, extralimitarme. Voy a proponerme hasta ponerle orden a la anarquía, que es como hacer bachata con "Espinete el primer punky", pero me la refanfinfla: pongo prólogo y epílogo para ordenar. Por lo tanto, ésta es la crónica expansiva y desmedida de mi (sí, primera persona del singular a espuertas) experiencia musical y extramusical durante la gira de Toni Monserrat con el Inc a medias, en dueto con Simó Vall y con la compañía de Tomeu Gomila, mánager, promotor y ex-vendedor de enciclopedias en el botxo bilbaíno.
Todo lo que aquí cuento, por cierto, ha pasado por el fi…

Toni Monserrat Inc Live at the Tubo Ballroom

A la gente del Tubo no hay quién les pare. Pueden levantar el peso que haga falta, como bien lo demuestra en la foto el amigo de Dimitri. No queda hueco para más bandas en un cartel cuyo diseñador (sé quién eres pero no lo voy a decir) ha tenido a bien acentuar el perfil varonil del halterófilo como si la braguilla apuntara estratégicamente al concierto de Toni Monserrat Inc
Antes del mallorquín, eso sí, llegarán a Barakaldo gente de Uppsala, de Madrid, y del mismo Bilbao. Los suecos Rotten Mind sudarán el miércoles y los dos viernes siguientes será el turno de Punk Panther, desde Madrid, y de los bilbaínos Magmadam. Justo detrás del country balear, llegará la otra sesión internacional del mes, con la actuación de Escobar, franceses llegados desde Limoges, a unas seis horas de coche hacia el norte. Aún quedarán un par de eventos más, protagonizados por los encartados Hartzak Blues Band y por los bilbaínos Bastardos del Rey
El 14 de Noviembre, y en confirmado dúo electroacústico, …

... not even close

"It wasn't the best I ever had / not even close", así termina "Reno" de Bruce Springsteen, después de cuatro minutos de inquietante sobriedad en los que el de New Jersey habla de una prostituta que, probablemente, conoció en Reno, Nevada. Reno, Nevada. Bill Harrah abrió el Harrah's Hotel and Casino en Reno hace ya mucho tiempo. Aún se habla de cómo se relacionaba con sus empleados y clientes, y de cómo Harrah fue el primer inversor en el mundo de las ruletas que se decidió a contratar croupiers femeninas y a pasarse por el forro la segregación racial. En Reno, también hay un museo del automóvil. Entras por la puerta y te encuentras con un Corvette y con el Delorean. Me contaban que todos esos coches no eran más que la mitad de la colección que poseía el propio Harrah. Algo se cuenta de un incidente de tráfico cuando era niño y cómo así nació una leyenda más para alimentar el ideal americano al que muchos aún se agarran con desesperación: el self-made man, …

Undostres!!!

Una cosa: no tengo ni puta idea de cómo empezar. De cómo terminar, tampoco, pero eso es lo de menos. Empiezas y ya acabarás, pero si no sabes cómo empezar... empezar por decir que no sabes cómo empezar no es la mejor solución.  Dos cosas: me da igual y, además, la gente que lee esto ya está acostumbrada.  Tres tíos: uno que toca la batería, otro que toca el bajo, y el tercero a la guitarra, que también canta. 
Un, dos, tres, ¡fuego!
Los Quadrophenicos (con o sin acento, no lo sé) de Arrasate, o Mondra, versionearon "Sonidos de guerra" de Eskorbuto, y antes lo hicieron con "Venid a las cloacas" de la Banda Trapera del Río, dejando testimonio de su formación y equipaje. El cantante vestía camiseta de The Sonics (¡digresión!, que decía el propio Holden Caulfield: el otro día escuché su último álbum y no me quedaron ganas de escuchar otra cosa en todo el día), en el bombo ponía Los Cretinos y en el pozo sin fondo de internet les ves categorizados con etiquetas como garaje…

El poder de la música

He bajado a la misma cafetería a la que suelo bajar los sábados por la mañana, aquellos sábados en los que encuentro una hora para dedicarla a esto: sentarte junto a la ventana, sacar el ordenador, beber café mientras los paisanos hablan de fútbol, del gobierno o de un ayuntamiento que, precisamente, se ve desde donde estoy sentado.  Abro el correo y veo que me han escrito desde Power Records. Es un email colectivo, con un archivo adjunto, que me pongo a leer antes de hacer caso al resto de los mensajes de trabajo. La tienda de discos bilbaína celebra su veinticinco aniversario e invitan a todos los que alguna vez han sido clientes de la tienda (es mi caso) a celebrarlo con ellos. De poco homenaje servirá hacerse eco en este blog descafeinado y fláccido, pero era obligado hacerlo. 
Yo abandoné el vinilo igual que abandoné el fútbol de segunda b. Lo hice cuando la mayoría de edad me permitía empezar a descubrir la profundidad de la noche. Siempre fui un chaval que sacaba buenas notas …

Escueto y Espontáneo

Este año han sacado disco. Mi último reducto, se titula. Así que parecía obligado presentarlo en El Tubo, que comparte vocales con la palabra reducto, por cierto, pero con el espíritu de resistencia e irreverencia que no le dan las acepciones de la RAE a esa palabra. Yo que escribo éstas llevaba tiempo sin aparecer por el reducto y tenía ganas, tantas como de ver en directo a una banda que lleva una docena de años subiéndose a los escenarios y aún no había tenido la vergüenza de verlos. No lo he dicho, pero hablo de Nasti de Plasti, grupo vizcaíno de punkpop, que tocó ayer en un Tubo tan oscuro y luminoso como siempre. No te voy a mentir: echaba tanto de menos la música en directo, como la cerveza fresca y la conversación amena. Volver a casa con esa sensación de olvidarte de los problemas por una hora es algo impagable, y no olvidemos que los tragos, no, pero la música en El Tubo es gratis. No me voy a cansar de decirlo, porque ellos no se cansan de organizar conciertos, así que lo …