Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Fiesta Bilbao Rock City 2012

El otro día llego a mis oídos que alguien comentó que en mis crónicas hablo más de mí mismo que del concierto. Y me comparaban con algún plumilla local. ¿Qué digo? Que sí, es cierto. Supongo que esto no son crónicas ni nada que se le parezca. A estas alturas, cualquiera que haya visitado este blog sabe qué puede encontrarse y lo rápido que puede salir de aquí y huír de más miseria y verborrea. Pero yo sigo a lo mío, aunque hoy, con un poco de pereza.

El año pasado hice un comentario pormenorizado de mi experiencia personal de la fiesta de Bilbao Rock City, si es que a aquello se le puede llamar pormenorizado y a mi presencia, experiencia. Pero lo hice. Y este año, como dos seguidas ya hacen tradición, pues se me suponía lo mismo. Y no quiero hacerlo. Me vence la molicie y la conciencia.

Pero soy terco. Y un poco inconsciente.

El viernes, en resumen, nos presentamos puntuales a la fiesta anual en la sala Santana 27. Nos los vimos todos, en plenitud de facultades y sin perdernos ni una …

Toro y la Niña del Frenesí Live!

Estaba hasta los… de verle el careto a los Sonics a la derecha de esta entrada según miras de frente la pantalla de tu ordenador. Horror, no sé ya ni el tiempo que llevaba esa foto en blanco y negro colgada ahí. Así que sí, había ganas de quitarla de ahí.
Una larga sequía de algarabía musical que se terminó ayer. Hace unas horas. Y que seguirá hoy, dentro de unas horas. Y ya era hora.
En realidad, ayer el día empezó bien desde la mañana: iba de paseo haciendo mis labores más livianas y rutinarias cuando le di al play y el azar quiso elegir el “Ride Ride Ride” de Vetiver. Me alegró la burocracia y las colas tediosas. Me enfiló el día.
Salimos de casa prontito por la tarde, nos metimos en el metro y nos plantamos en la fnac con ganas de ver en directo a We Are Standard pero sin poder hacerlo. Y es que la gente salía apelotonada por la esquina de la minúscula cafetería igual que rebosa la espuma de la cerveza en una caña fresca. Aún así, lo intentamos, nos buscamos un hueco pudiente al fina…

The High Country by Richmond Fontaine

No soy bueno haciendo reseñas, en parte, porque no me lo propongo. Y porque luego voy y leo a otro que lo hace bien y me siento fatal conmigo mismo. Lo que es estúpido, suena de lo más estúpido, pero es lo que hay. El caso es que hoy he estado escuchando de arriba a abajo, desde el principio hasta el final, el último disco de Richmond Fontaine, titulado The High Country.
No sé muy bien qué canción elegir para proponer luego, como solía hacer antes, pero de hecho ya lo he hecho, y la he buscado en el youtube y, a falta de uno, serán dos los vídeos que cuelgue de la misma canción.
The High Country contiene 17 canciones, algunas de ellas instrumentales, todas parte de un todo que es la historia de unos cuantos personajes que viven en Clatskanie, al norte de Oregón, una zona boscosa donde la principal ocupación la proporciona la madera. Aunque, desde muy pronto, Willy Vlautin, gracias a Deborah Kelley, con quien comparte la tarea de cantar, plantea el argumento y desliza hasta el final, e…

Hoy entrevistamos a Newt "Cute" Sopolute, líder de Bazic Nazti Tacticz, Parte 2 de 2

- Sí. Estuvisteis dos años sin sacar nada. Bullard comenzó su otro proyecto y, por un largo tiempo, no se supo nada de ti. Sin embargo, de repente, aparece el segundo álbum y os catapulta a lo más alto. Bullard abandona la banda por unos meses, tú apareces en la prensa entrando en una clínica de rehabilitación y Sandro sufre un grave accidente de moto. Parece la típica historia sobre el hype y los riesgos del éxito.
- Bien. Tardamos dos años porque Sandro encontró trabajo en Tucson, cabrón. Y Taggart se marchó durante una temporada a Los Ángeles. Así que Bullard se enfadó y yo me dediqué a tocar por dinero con otras bandas de la zona, todas mediocres. Taggart volvió de Los Ángeles en verano, Sandro estaba de vacaciones, Bullard se aburría, y yo estaba hasta los huevos. Grabamos el disco en dos semanas. Escribimos las canciones cinco días antes. Así fue. Lo de catapulta… Creo que lo entiendo, pero paso de ti. Sí, salíamos en las revistas, viajamos a Europa, el cabrón de Letterman se rió…

Hoy entrevistamos a Newt "Cute" Sopolute, líder de Bazic Nazti Tacticz, parte 1 de 2

Me cita en una taberna del extrarradio a las ocho menos diez de la mañana. He de decirlo: no conozco la ciudad, así que me levanto una hora y media antes de la cita. Bajo a desayunar, cojo un periódico en el rellano y salgo a la calle. E hice bien, porque me cuesta dios y ayuda encontrar el bar. Cuando llego, Sopolute ya está allí. Viste pantalones negros desgastados, una camiseta verde roída y sucia y un tres cuartos gris que le queda grande. También lleva guantes de lana aunque estemos en agosto, de esos a los que la gente le recorta los dedos, y él lo ha hecho. Lleva un gorro con orejeras y me sonríe con desgana. El camarero, con el codo contrario en la barra, parece sospechar de mí. Es un lozano septuagenario, de propensa barriga, camisa desabrochada hasta el tercer botón y castiza pelambrera. Es calvo, tiene un mondadientes en la boca. Cualquiera diría que he interrumpido una conversación. Sopolute no pega, pero parece que soy yo el desplazado. Me acerco sonriendo, pero no sé si …

Comet Gain

Hoy no está el día para desiertos. Las cosas más sencillas se acercan más a la idea de felicidad que todos buscamos. Hoy es día de playa.

Rainer Ptacek

A mí me gusta el video entero, escuchar a Rainer Ptacek mientras conduce. ¿Veis por dónde está conduciendo? Estos tíos hacen música como se conduce por carreteras que no están asfaltadas. Desierto a la izquierda, desierto a la derecha. Polvo. Pero si no queréis escucharle hablar, solamente tocar, movedlo hasta el minuto 2:40, más o menos, pero yo no os lo recomiendo.