Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

BizBAK

Si no es porque están en guerra, aquellos que hacen un vivac será porque están en alta montaña. Creo que hasta la wikipedia recoge el término, y lo define como algo así como un refugio sin techo e improvisado. Dicen que este fin de semana va a nevar a nivel del mar. Estando como estamos en Bilbao a esa altura, y con poca costumbre de que la lluvia se vuelva copo, quizás nos toque salir y construir un vivac para refugiarnos. Aunque hay otra opción, en lugar de un vivac, nos podemos montar un BizBAK. Seguro que en el Bizkaia Aretoa de la UPV-EHU se está calentito. Y si no es por la calefacción central, será por el ambiente musical.  Y es que por segundo año seguido se celebra el BizBAK indie festival. En la publicidad de la primera edición, el director del festival ya se apresuraba a justificar el uso de una palabra como indie, resbaladiza como ninguna, manida como la que más. Más allá de saber qué se quiere decir, lo que nos preocupa aquí es qué se puede oír.  El año pasado fueron tre…

Krasavchik, Krasavchik!

¿Qué? O mejor, dicho, qué, cómo va eso. Desde el 10 de Enero que no renovaba el blog. Manda cojones, ¿eh? A mí me lo vas a decir. Para dos personas que lo leían, seguro que en este tiempo han encontrado algo mejor que hacer. En fin. A lo que iba. Que habiendo pasado tanto tiempo, ¿cómo no iba a empezar con un chiste fácil? Con más de uno.  Esto va a ser hoy un circo.  (Que le mola el circo al abogado del Urdangarín) Va por ti, chaval. El festival del humor... Y los puntos suspensivos aquí van más allá... incluso... de a dónde... llegaba... a ir... Buzz Lightyear... Verás. Tuve que dejarla. De hecho, creo que la he dejado aparcada como cuatro o cinco veces. Y me gusta, que conste. El rollo ese del redneck que roba en la biblioteca, los siameses que dan clases en Viena, o donde sea, la poetisa Moabita a la que los extrarrestres le roban su bebé... ni J.J. Abrams. Pero tuve que abandonar la novela unas cuantas veces. Ayer, la retomé, y me volví a poner a leer The Scholar of Moab de Stev…