Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2011

Happy Birthday Ms. Smith

Porque mientras desayunaba me ha dicho: hoy cumple 65 años Patti Smith. Y yo tartamudeaba para encontrar la forma de pronunciar la palabra "relevante".

Así que le he contestado, elije una canción, y la felicito en el blog. Y ella ha elegido la canción y yo elijo la frase que le leí hace tiempo y no me dio "gloria", tampoco "paz", pero me alivió de alguna manera.

La frase: "I no longer have the need for angels—they have all been internalized. But old habits die hard."

La canción:





Y la felicitación: Happy Birthday Patti Smith!

Xmas: 16 canciones con espumillón

Y ya está. Mañana es Nochebuena, y, al siguiente, ya sabes, Navidad. Se acabó lo que se daba. Han pasado por aquí, Marah, Fountains of Wayne, Los Planetas, The Raveonettes, She & Him, Tom Waits, The Kinks, Florence + The Machine, Low, Billy Nighy aka Billy Mack, Lemmy Kilmister, Billy F. Gibbons y Dave Grohl haciéndose un trío, The Sonics, Soziedad Alkoholika, Amy Winehouse e Iggy Pop. El último invitado a nuestro cotillón particular son los Ramones con "Merry Christmas (I Don't Want to Fight Tonight)" que no es lo mejor de los de New York y ni tan siquiera lo mejor de esta caprichosa lista en la que, como dije, se ve más de donde cojea este blog que cualquier ánimo de ser sentencioso o hacer una de esas listas valorativas que tanto molan ahora que está apunto de finiquitarse un año más. Porque canciones de Navidad, ya sean villancicos o no hay muchas y de todos los colores. Éstas solo han sido unas pocas y espero que hayan entretenido lo justo para hacer más llevade…

Xmas: 16 canciones con espumillón

Yo ya sé a unos cuantos que ni fu ni fa, pero yo, aunque no llevo, me quito el sombrero ante este tío y por eso lo he dejado casi para el final. Nos queda un día más, pero hoy le toca a Tom Waits. El de Pomona nos canta un villancico que no es villancico, a su estilo y solo con el título, a mí por lo menos, ya me ha ganado: "Christmas Card from a Hooker in Minneapolis". Si lo preferís, también podéis elegir la versión que hizo Neko Case. Por lo demás, nos queda solo un día y yo me regocijo y me refocilo porque he llegado al final, sin trombón, pero al final.
Como no me puedo resistir, copio y pego la letra de la canción por si alguien quiere disfrutarla así:

hey Charley I'm pregnant
and living on 9-th street
right above a dirty bookstore
off cuclid avenue
and I stopped taking dope
and I quit drinking whiskey
and my old man plays the trombone
and works out at the track.
and he says that he loves me
even though its not his baby
and he says that he'll raise him up
like he would his …

Xmas: 16 canciones con espumillón

My fault, que diría uno que yo me conozco. Poco ha sonado por aquí la lengua de Benito Pérez Galdós, por decir uno con apellidos acentuados. Again, my fault, que volvería a decir aquel. Pero bueno, aún estábamos a tiempo, y alguna tenía que caer de estos, cuál daba un poco igual, y por eso ha sido ésta, y no otra. Porque daba igual, y porque esta mañana, a mí también me ha apetecido celebrar "El Espíritu de la Navidad" jugando entre las sábanas, como proponen Los Planetas, y, te lo creas o no, ya solo quedan dos días para terminar.

Xmas: 16 canciones con espumillón

Con ésta ya van... unas cuantas, y nos quedan otros tres. Miércoles, jueves y viernes, y, lo digo otra vez, estaré orgulloso de mí mismo. Y para celebrarlo anticipadamente, vamos con unos daneses que guardan esa apariencia perfecta, simétrica y dulce de las pastas autóctonas en su cajita azul con sus paisajes señoriales, pero la segunda capa, la que está oculta debajo, en este caso, esconde un espectáculo obsceno de repostería eléctrica y subersiva. Madre mía, viva el día de las metáforas chabacanas. Espero que funcione, que sirva para explicar cómo es capaz Sharin Foo de cantar eso de "come on santa, make me feel alright" después de unas campanitas muy navideñas y no sabes cómo imaginarte a ese Santa Claus. La canción se titula precisamente "Come on Santa" y ellos son The Raveonettes:




Xmas: 16 canciones con espumillón

La recta final y nos dejamos de espíritus navideños para disfrutar de las historias a pie de calle de The Kinks, aunque hayan pasado muchos años, aunque Ray Davies se vista de Papa Noel. Si os agenciáis las letras por internet, las leéis mientras escucháis la canción y lo entendéis, la disfrutareis más. Vamos, digo yo, si no, da igual, la canción también funciona en morse. La canción, como muchos ya habrán podido adivinar, se titula "Father Christmas" y cuenta, con cierto aire de celebración ácida, la anécdota del tío que curra vestido de Santa Claus en un centro comercial y los críos, en lugar de pedirle juguetes, le piden dinero, "the real mccoy", que viene a ser como una expresión antidiluviana de los anglosajones para hablar de lo verdadero, lo auténtico. En este caso, el parné, mejor que los ositos de peluche o los disfraces de Steve Austin, aunque no creo que se refieran al luchador actual.

Xmas: 16 canciones con espumillón

Tenía que ser hoy el día de The Yeah Yeah Yeahs pero he cambiado de opinión. Después he pensado en Belle & Sebastian, y nos íbamos acercando, pero también he acabado por decir que no. Y, al final, ganaron Florence + The Machine. Ajeno al éxito que han ido alcanzando en Inglaterra, gracias en parte a la BBC, ajeno incluso a que esta canción la compuso George Michael para su duo Wham!, un grupo al que muchas veces se recurre como símbolo de los pecados veniales de juventud, me he decidido, quizás porque hoy llueve, aún me pinchan las sienes y no tengo el cuerpo para zambombas por esta versión de "Last Christmas".
Ya mañana, si eso, nos calzamos la chupa de cuero, aunque en lugar de tachuelas, lleve bolas de purpurina.

Xmas: 16 canciones con espumillón

Ya he perdido la cuenta de las canciones que llevo, pero a estas alturas da un poco igual. Me siento orgulloso de mí mismo, porque lo mío nunca ha sido ser perseverante y, me lo propuse y lo estoy haciendo. Perdón por la chapa, pero ayer llegué tarde a casa y hoy tengo una pequeña resaca y encima me he levantado temprano y me he puesto a leer no sé muy bien el qué, pero guardaba cierta relación con Alan Sparhawk, así que me he dicho: ahí lo tienes, no sabías cuál elegir entre Low y Snow Patrol, pues gana Mimi Parker y la próxima canción es "Just Like Christmas" y la cantan Low. Mañana, más y mejor, o quizás no, porque es imposible, ¿o no?

Xmas: 16 canciones con espumillón

Es una mierda, ya lo dice él. No era la primera vez que Bill Nighy hacía de rockero pasado de vueltas porque en 1998 Brian Gibson ya le había elegido para liderar a Strange Fruit (nada que ver, supongo, con la canción de Billie Holiday de la que hablaremos aquí algún otro día) que se reunía después de muchos años de retiro. Una comedia en la que Bill Nighy interpretaba a Ray Simms, personaje del que, sin duda, sacaría elementos que luego pudo utilizar para su interpretación de Bill Mack que, después de muchos años de hacer teatro, cine y televisión, le dio fama mundial cuando ya iba por los 54 años. Así que no sé si decir que esta canción es de Bill Nighy o de Bill Mack, pero, lo que está claro, es que es una versión cáustica e hilarante del "Love Is All Around" que cantaron The Troggs y pusieron de moda Wet Wet Wet en otra película. Aquí, como bien dice el sarcástico y curtido Bill Mack, le cambian una palabra y ya está: "Christmas Is All Around". El resto del víd…

Yeah, Whole Lotta Losin'

Mierda, estas cosas hay que contarlas aunque te den vergüenza. Dicen que esta noche habrá vientos huracanados, pero ya soplaba por la tarde, mientras subía a casa con las solapas bien alzadas y la mirada por los suelos. Me pesaba el día y la manía de darle vueltas a las cosas. Iba pensando en aquello que alguien dijo alguna otra vez antes: nuestro punto flaco es la familia. La gente que te quiere, la gente que quieres es a veces la razón de tus pesares, de tus preocupaciones, de los dolores más profundos y menos físicos. Es una verdad como un templo. Como un templo en llamas. Pero, sin levantar la mirada del suelo, seguía pensando: ¿y lo contrario? ¿Y no querer a nadie y no tener familia y no contar con nadie a quien perder? No le he dicho, pero iba escuchando música. No sabía ni lo que iba escuchando pero justo con mi última pregunta, una nueva canción salta y la voz del cantante, sus palabras se han hecho tan rotundas, tan evidentes, tan punzantes, que he tenido que levantar la mira…

Xmas: 16 canciones con espumillón

Unos que estaban cantados, dado que si alguien tiene el valor de seguir este blog, ya sabría que el que escribe los tiene en su lista de favoritos, y, por supuesto, si no ha sido este mismo año fue el anterior, Zooey y Matt, Matt y Zooey se sacaron un disco que se titulaba "A Very She & Him Christmas", así que más claro no podía estar. Tan claro como la nieve recién.... Elijo "Rockin' Around the Christmas Tree" porque alguna tengo que elegir y porque el árbol de navidad aún no había aparecido en esta lista, ¿no? Con todos ustedes, She & Him con mazapanes en la boca.

Xmas: 16 canciones con espumillón

Y una más y otro clásico para el zurrón, o para el calcetín colgado junto a la chimenea. Cuando vivía en Estados Unidos, me volví por Navidad, como el turrón del almendro, pero me obligaron a dejar un calcetín colgado junto a la chimenea, por si acaso. No recuerdo si cayó algo, que seguro que sí, pero, por supuesto, no me regalaron este disco de metal xmas. No sé de quién fue la idea, pero alguien tuvo la genial ocurrencia de reunir a estrellas del metal y el hard rock para hacer un disco de versiones de canciones navideñas. El disco se titulaba "We Wish You a Metal Xmas and a Headbanging New Year" y contaba con un elenco de lujo. Nombremos solo a unos pocos: Jeff Scott Soto, antiguo vocalista de Yngwie Malmsteen y Talisman, Chrys Wise de The Cult, Ray Luzier de Korn, Alice Cooper, Billy Sheehan, entre otros, de Mr.Big, Ronnie James Dio, Tony Iommi de Black Sabbath, el bajista Rudy Sarzo que últimamente andaba con Blue Öyster Club, George Lynch de Dokken, el batería John Tem…

Xmas: 16 canciones con espumillón

Aún lucen en la foto del último concierto al que hemos ido, así que también se merecían su sitio en este juego invernal. The Sonics nos cuentan que si le brilla la nariz a Santa Claus es porque le dio al botellón. La canción se titula "Don't Believe in Christmas" y, además de los Sonics, entre otros, la cantaron también Eddie Vedder y los suyos a los que, al final, no voy a meter en la lista, y tenían muchos boletos.

Xmas: 16 canciones con espumillón

Me sorprende que siga rigurosamente haciendo esto, de verdad. Confiaba en que acabara por aburrirme o se me olvidará. Pero aquí seguimos, igual me invade el espíritu navideño y por eso soy mejor persona de lo que suelo ser. Se aceptan mofas. De hecho, aún añoro los tiempos cuando mi espíritu navideño de veinteañero amargado disfrutaba con este villacinco que, de verdad, aún me sé de memoria y no puedo evitar tararear cada vez que lo escucho. Llegan desde muy cerca y hace poco pregunté por ellos a un amigo porque hace tiempo que dejé de saber de ellos: Soziedad Alkoholika, más conocidos como S.A. Y la canción, yo creo que no hacen falta presentaciones, pero bueno: "Feliz falsedad".

Xmas: 16 canciones con espumillón

Seguimos con otro clásico que invita a una nueva lista porque esta canción, incluída una versión más picante para el regocijo privado de Spike Jones, la han cantado, entre otros, The Ronettes, John Mellencamp, The Jackson 5 o la ex de Tony Romo, Jessica Simpson. Aquí nos quedamos con la versión de Amy Winehouse y, de paso, que sirva de homenaje en el año que acaba y que vio el fallecimiento de la cantante británica. La canción, por cierto, fue grabado por primera vez por un adolescente de 13 años, Jimmy Boyd, que la colocó en el número uno del Billboard y tuvo que explicarle el sentido de la canción a la iglesia católica que reprobó que la canción invitara a unir el santísimo espíritu de la navidad con algo tan conspicuo como un beso. Luego, les dio hasta para una película, fíjate tú. Amy Winehouse con su propia interpretación de "I Saw Mommy Kissing Santa Claus"


Xmas: 16 canciones con espumillón

Vamos con un clásico, un clásico filón, porque desde que Bing Crosby cantara esta canción el single ha vendido más de cincuenta millones de copias por todo el mundo. Ni me voy a poner ahora a hablar de Irving Berlin y sus gafas de pasta (que igual ni eran de pasta) ni de Bing Crosby y su gorrito de Navidad, como mucho, dejo una breve lista de unos pocos de los muchos músicos que han cantado o grabado este villancico tan popular: desde Frank Sinatra hasta Lady Gaga, pasando por Perry Como, The Drifters, Elvis Presley, Alvin y las ardillas, Andy Williams, Smokey Robinson, Doris Day, The Supremes, Bob Marley, Dean Martin, Otis Redding, Stiff Little Fingers, Kenny Rogers y Dolly Parton, New Kids on the Block, Michael Bolton, Kenny G, Bette Midler, Westlife, Neil Sedaka, Al Jarreau, Rick Astley, Andrea Bocelli, Boy George, Patti Smith... Y, el que elijo yo, la iguana, Iggy Pop con su propia versión del "White Christmas".

Xmas: 16 canciones con espumillón

Pongámosle un poco de humor. Que a todos nos regalarón carbón alguna vez, que fuimos críos que pedían una bicicleta y le traían un juego de mesa, que nuestros padres nos hablaban de sus juguetes de madera, que aún hoy recibimos la publicidad del toisarás en casa, que si no bajan de la montaña, vienen a caballo desde oriente o vuelan en trineo desde el polo norte, que quien más quien menos se ha sentido estúpido intentando envolver en papel de regalo una cesta de productos cosméticos. Déjalo para última hora, un día antes, y no puedes evadirte de la obligación social de participar en esta celebración y te coges el coche y te tragas media hora de largas colas para acceder al centro comercial que sea, buscas donde aparcar, te picas con el de adelante, acabas por dejarlo en el vado de minusválidos y luego subes al pasillo repleto de gente anónima que sacude bolsas anónimas de tienda en tienda anónima en búsqueda de un regalo anónimo para un familiar anónimo. Pues pongámosle humor: yo, est…

Xmas: 16 canciones con espumillón

Con espíritu o sin espíritu. Santa Claus, Papa Noel, el Olentzero, los Reyes Magos, el Corte Inglés, las reuniones familiares, el pedo de Nochevieja, la lotería de Navidad, los polvorones, la nieve, el aguinaldo, las películas sobre la vida de Jesucristo o la paga extra. Da igual como te sienten las fiestas, las celebres o las maldigas. De aquí al 23 de Diciembre, una por día, dieciséis canciones con alguna referencia navideña. Eso será lo que tengan en común, porque lo que las diferencie será más, a pesar de que todas hayan acabado invitadas a este cotillón caprichoso donde lo único que subyace es el gusto musical (mejor o peor) del que escribe, que soy yo, un tío que es al mismo tiempo Ebenezer Scrooge y Jacob Marley.

Empezamos con unos que sacaron disco a propósito de la época y que no podían faltar. Desde Philadelphia, pasando por New York y llegando hasta el mismísimo Polo Norte: MARAH con "New York Is a Christmas Kind of Town"

Willy Vlautin Is to Blame

Esta vez, si me preguntas por qué, sí voy a saber contestarte.
Bajaba por la Diagonal y venía escuchando a un grupo que se llama Big Talk. Leí algo sobre ellos; alguno de sus miembros es miembro de otro grupo conocido, pero no recuerdo quién.
Parecía caminar sin rumbo, pero estaba buscando algo y lo encontré: a pocos metros, aún lejos, aparecieron las ocho puntas de la Sagrada Familia. Una mañana tímidamente soleada en Barcelona y, a pocos metros de la obra inacabada de Gaudí, me detuve en un paso de peatones. Tenía que cambiar de música. Después de muchos años de espera, no quería volver a ver la Sagrada Familia escuchando a Big Talk. Sabía lo que quería escuchar.
Así que busqué hasta que encontré el nombre de Richmond Fontaine y pinché una canción cualquiera. Había cruzado la calle y ya estaba en frente de la fachada principal.
Turistas.
Tráfico.
Metí las manos en los bolsillos como si quisiera pasar desapercibido.
Ahora, pregúntame por qué.
Y te reirás.
Pero la noche anterior me quedé dormi…

Cambiemos de pola

Que mañana vamos a la Azoka.
A ver si Sarri salió ya del bafle.
Si Porco Bravo colabora en un disco de homenaje a Jonny Cash...
¿por qué no?
Por qué no va a ser Ataque Escampe banda sonora de la fiesta del libro en euskera.
Todos lo saben: la cultura gallega invitada al jai alai que no le gusta a Fernando Aramburu. Y allí vamos nousotros.
¿Para qué vamos a hablar del amor?
Os cuento una historia: ayer fuimos al fútbol, nuestro fútbol de Tercera División. Frío frío frío frío y ningún gol. A falta de gol, contamos todos, cada uno de los insultos que dejan roncos a nuestros compañeros de tribuna, con sus venas hinchadas, con sus puños prietos, con su poesía becerril, en fin, mejor que el club de la comedia, comedidos, como somos, no pegamos en aquel conato de homenaje a la inteligencia dilapidada. Pero aún hay más. Hubo más. Porque como somos tontos, de nacimiento, de crecimiento y de defunción, después nos fuimos a ver otros noventa minutos de fútbol de tercera división, primera división, enla…

Yo también soy un holograma

Y además plano.
A veces, me miro en el espejo y me veo lejano, como cuando mirabas espejos de colores, cristales trozeados en un tubo mágico. ¿Qué quieren decir estos? No lo sé, pero yo me he sentido últimamente como un holograma borroso de mi mismo. Así que me identifico con esta canción y con su aire de taberna llena de humo y jarras de cerveza medio vacías.
Por cierto, si Joe Plummer fuera futbolista, su currículum vitae sería de relumbrón: batería de Modest Mouse, The Shins, The Black Heart Procession, The Magic Magicians y Mister Heavenly. Supongo que solo Clarence Seedorf ha jugado en mejores equipos.
Yo también soy un holograma:

¿Una crónica del concierto de The Sonics?

Más de un mes sin encerrarte en una sala oscura con gente sudorosa para que te revienten los tímpanos es mucho tiempo.

Por eso, ya el sábado cogimos con ansias los conciertos patrocinados por el ayuntamiento, aunque lo mejor estaba por llegar el martes, es decir, antes de ayer, cuando los Sonics visitaban la ciudad.
Lo del sábado fue rápido. Llegamos cuando Dabelyu terminaba su concierto, así que nos perdimos dos. Desde una esquina, asistimos al espectáculo porco y después aguantamos tres o cuatro canciones de Hamlet antes de bajar a comprar una porción de pizza y pillar camino hacia el downtown. De Dabelyu, poco puedo decir. De Hamlet, poco más. De Porco Bravo, podría decir algo más, pero hace calor en esta habitación y tengo ganas de terminar y bajar a fumar. En breve, diré que mi apreciación personal es que están más conjuntados que nunca, tienen más forma de grupo, las canciones suenan macizas, completas, Manu el Gallego se maneja sobre el escenario con una suficiencia mayúscula (…

Here Come The Sonics

Después del breve ágape de música que tuvimos el sábado, si nadie lo remedia, hoy llegan los Sonics a la ciudad y nos presentaremos allí para recibirlos.
Casi cincuenta años después de su fundación, estos tíos empezaron a tocar cuando nosotros aún no habíamos nacido, nos llegó el momento de verlos. Si ellos lo deciden así, esta noche escucharemos cosas como éstas:







Así que poneros guapos y chulos, yo no puedo porque vengo directo del curro, pero ya he hecho la rima y me doy por satisfecho. Ale, nos vemos esta noche que llegan los Sonics a la ciudad. Y el que no quiera ir, que se vaya a la sala BBK a ver a Rickie Lee Jones, lástima de don de la ubicuidad.

Independantza

Aunque ya veníamos cansados y con un par de bebidas encima, mi compañero conductor se empeñó en enseñarme donde caía la Razzmatazz. Eso fue lo último turístico que hice en Barcelona, si no contamos el regalo que compré en el aeropuerto. Camino de Montjuic, le señalé una publicidad de la susodicha discoteca y le pregunté: ¿y eso? ¿sabes dónde está? Lo mío nunca han sido las party disco, ni tan siquiera si son indies o rockeras. Prefiero que bajen la persiana del bar y me dejen pinchar al otro lado de la barra, aunque cuando mi amigo Javi me deja, luego nunca atino con el programa y no sé elegir las canciones, pero sigo agarrando fuerte los cubatas. Es lo que tiene.
Sin embargo, lo del Razzmatazz sonaba como un templo difuso que traía ecos de nombres que lees rotulados en las revistas y te dices, joder, quién pudiera. Así que tenía ganas de saber dónde caía y me llevaron hasta Pobla Nou, o como se escriba, para que lo averiguara.
Otra que me sonaba, aunque esté al otro lado del puente aér…

Festival Rockaldia de Barakaldo

Este sábado habrá que ir a la sala Rockstar. Veremos los cuarenta y cinco minutos de Porco Bravo, que es a lo que vamos, más aún ahora que están que lo rompen con camisas en llamas que lucen en la fotografía principal del Zarata de Mondosonoro. Puede que si me apuras nos quedemos un rato a ver cómo cierra Hamlet, por aquello de que siempre te dejas llevar por la nostalgia. Al resto de los protagonistas, cuyos nombres, si no me confundo, son Dabelyu (metal), Quaoar (rock) y Shinova (¿pop?), les daremos una oportunidad que, no es que no se merezcan, si no que más bien ni les va ni les viene, porque solo somos dos y total no les va a cambiar la vida porque nos gusten o nos dejen de gustar. A nosotros tampoco, pero oiremos antes de hacernos una opinión, porque, como queda claro, poco sé de ellos.
Aún no tenemos invitaciones porque llegamos tarde, pero al parecer hay una lista escrita a mano donde aparecen nuestros nombres y, aunque suene a chiste, da no sé qué, como importancia, ¿que no?,…

The Delta Saints

Primero, escuché un par de canciones en la radio. A eso de las siete de la mañana, cuando Ángel Carmona parece competir consigo mismo por el récord mundial de velocidad en vocalización, la autopista se ve bastante oscura y el contorno tenebroso de las montañas asusta y reconforta al mismo tiempo. Así que descubrir a The Delta Saints conduciendo entre sombras es una buena manera de dejarse hipnotizar por su música.
A los pocos días, cuando mantenía su nombre en mi cabeza con pinzas, me encontré con un cartel en una esquina céntrica de una ciudad aburrida un viernes ventoso y sin alicientes. Le dije a ella mira, estos tíos son buenos, ella contestó quizás podamos ir a verlos, pero al final no fuimos.
Poco tiempo después, me acordé de ellos, cargué unas cuantas canciones en el ipod y empecé a escucharlos sin atención ni empeño, que, a menudo, es la mejor manera de escuchar a un grupo. Con "sin atención ni empeño" quiero decir que no reparé en si estaba escuchando una maqueta, un …

El tío Tupelo vuelve a casa

Cuando llegué al colegio, tenía esta nota sobre mi mesa: hoy a las cuatro, en la casa de la profesora Glawe, no puedes faltar, solo que estaba en inglés, y no le hice caso.
Volví a casa andando porque hacía un día soleado pero frío. Llevaba la chamarra colgada del hombro y la camisa seguía por debajo del jersey. Cuando dejé atrás la sombra del colegio, me encendí un cigarro, me puse los cascos y como siempre he sido afortunado, sonó esto:

Ya no me importaba que me vieran fumar, me iba. Pero nadie me veía porque nadie había allí. Todos estaban detrás de las ventanas, detrás de las cortinas echadas y no me importaba, me iba. Jugaba a elegir la casa que más me gustaba, a pisar el verde de los jardines, a oler quién estaba haciendo la colada, paraba para mirar atrás y el camino no se me hacía largo, ya lo había caminado. Me iba.
Llegué a casa y no había nadie. Bajé al sotano. En mi habitación, en el suelo, la maleta abierta, todas las cosas dentro, las paredes vacías, la cama hecha, la luz …

II Edición de la Discoteca Caprichosa: Thee Mighty Caesars

II Edición de la Discoteca Caprichosa: Bobby Fuller

Y vamos terminando... ya me he relajado. Solo una más.

II Edición de la Discoteca Caprichosa: Lydia Lunch

II Edición de la Discoteca Caprichosa: The Shins

Nuria Fergó está en televisión. Menuda impresión, Rosa de España asusta a la nación: quiere escribir un libro. ¿De ficción? Pierdo la noción del ridículo y juego, a leer revista del corazón, a escribir rimas como quien nunca aprende la lección.

II Edición de la Discoteca Caprichosa: The Cynics

Esta vez, solo busco cerrar los ojos, mover ligeramente la cabeza, olvidarme de todo y relajarme. Sobre todo, relajarme. Olvidarme de los doce minutos, justo el One Sunday Morning (Song for Jane Smiley's Boyfriend) de Wilco, que tardo en ir de casa hasta la puerta del hospital. Olvidarme de los siete minutos, justo el Art of Almost de Wilco, que tardo en contestar emails que no quisiera leer. Olvidarme de los cuatro minutos, justo el Capitol City de Wilco, que tarda en abrirse la primera puerta del garaje, se cierra, bajo la rampa, se abre la segunda, salgo y se cierra. Olvidarme de los escasos tres minutos, justo el Rising Red Lung de Wilco, que necesito para respirar hondo, concentrarme, convencerme, contentarme y abrir la puerta de mi oficina. Olvidarme del disco de Wilco y buscar en el yotube canciones para evadirme, mover la cabeza espasmódicamente, sin más. Eso sí, en el título, la palabra babe or baby, por jugar un rato.

Jodido

Después de la entrada anterior, necesitaba vomitar. Que si retoza sobre el barro, que si se autolesiona, que si les censuran en la MTV, que si se pegan entre ellos en el aeropuerto de Heathrow, que si un periodista de The Guardian dijo que eran nazis porque hace diez años el cantante dijo que le molaban Skrewdriver, que si tal, que si cual. Han salido de la escena hardcore para petarla hasta en las revistas indie. Y los jovenzuelos airados hacen moshing en sus conciertos. Han grabado uno de los mejores videos hardcore de los últimos años. La canción está de puta madre. El cantante grita y está gritando una jodida historia de amor obrera que me importa bien poco, porque solo necesitaba gritar. Aún me retumba en la cabeza que en la anterior entrada escribí el nombre de Julio Iglesias. Fuck. Fucked-up. Paso de colgar los videos en directo, buscáis en youtube. Primero la canción a secas, luego el videoclip, y me voy al baño a vomitar.

La incógnita Carr-Presley-Dalida

Si algún día leeis la novela de Rubén Martínez titulada Crossing Over os encontraréis, muy probablemente, con una definición de cultura e identidad donde ambas son concebidas como una conjunción compleja entre nuestras raíces y nuestros viajes. Rubén Martínez, nacido en Los Ángeles pero de origen mejicano, describe en esa novela el viaje de la familia Chavez desde Michoacán en México hasta el otro lado de la frontera, pero la novela traspasa lo puramente específico de su argumento para dejar testimonio de lo dificultoso que resulta definir nuestro lugar en el mundo cuando somos producto de una compleja combinación de culturas, costumbres, realidades, incluso virtualidades. Martinez dice: no somos ni el uno ni el otro, somos dos, doloroso y excitante... no podemos ser uno, siempre debemos ser dos y más de dos: la suma de nuestras partes es más grande que la suma total. La traducción es mía. Y para ilustrar todo esto utiliza la metáfora de las estaciones de radio que se pueden captar ce…

Correcto Joni

Ese comienzo me suena a alguien, y no caigo, y me está trasladando el cerebro. He puesto los diez primeros segundos de canción, veinte veces, ¿Blood Red Shoes? ¿The Thermals?... No sé, no sé. Pero me recuerda a alguien y me da igual, después empieza con el Joni Joni wait until september, y me olvido. Creo que la sencillez, aunque sea mentira, es el secreto de una buena canción. No me gustan los planteamientos barrocos, los desarrollos elaborados, las complicaciones extremas. Aunque luego escucho canciones de diez minutos con largos desarrollos, abstractas intros y finales con fuegos de artificio y también me lo trago. Pero no hay nada como una canción de tres minutos con guitarras a ritmo de récord de los diez mil y una batería que ha metido los dedos en el enchufe. Das en la clave con una palabra sencilla que sirva como eje, como vértice, y luego dejas que la canción se expanda, se extienda por tres minutos incandescentes y volátiles.
Correcto.
Joni no sé quién es pero me recuerda a …

Algo pasa con Marah

Algo así estuve pensando todo el concierto. Estuve inventándome intrigas, montándome películas. Nos dieron cinco minutos de descanso y salimos a fumar un cigarro. Se lo conté. Pasa algo raro, ¿no has visto los ojos del hermano guapo? Le llamo el hermano guapo, pero ella no está de acuerdo. Digamos que es el hermano que no lleva gorro. Y el otro parece estar todo el rato encima de él, diciéndole qué tiene que hacer. ¿No te has fijado? Ella sigue fumando. Después del descanso, y en medio del escenario, colgándose la guitarra, Serge, porque se llama Serge Bielanko, empieza a hablar de lo que echa de menos a su mujer y a sus dos hijos, a los que ha dejado en Estados Unidos, para venirse de gira a España. Pues igual es eso, la susurro a gritos. Una vez más, me he montado mi propia película. Quizás tiene esos ojos por el jet lag. Y es una coincidencia demasiado irónica, porque luego miro a mi derecha y veo el nombre del festival que organiza el concierto en un cartel bien grande: Jet Lag.
S…

How I Met Jimmy Holly Pommeroy - Part III

Even if it sounds bizarre, before they begun to jam I was conscious of everything around. That is why I decided to tell it in the present tense. After that, all is blurry. I’m turning to the past tense then.
Just in short: they jammed for about an hour. They didn’t even talk to each other. Just a few words that were necessary and enough. Let’s go, you go faster, I lost it, that was good guys. When they were done, my friend and I went outside to smoke a fig. He asked me if I had had fun. And I said I did.
We went for something to eat. They talked about stuff. I nodded. The bill was on me. We went to some place I didn’t know and we got some beers. They kept on talking about stuff. Me, nodding. The girl and the young guy were the first to go. Apparently, they were a couple. They both said goodbye to me. We went to some other place to get more beers. Everybody seemed to know the old black guitarist in that place. They kept on talking about stuff. Around one o’clock am, the bartender begun t…

Deporte Olímpico

Enredando en el youtube, que debería considerarse algo más que una actividad, incluso algo más que un ejercicio, debería considerarse deporte olímpico, me encontré con este vídeo.
Es un vídeo personal y emotivo. Pertenece a la intimidad de la bajista de lo que fue Jonny Barber and The Rhythm Razors que ahora se han convertido en Jonny Barber and The Living Deads.
Dentro de poco, va a hacer un año de su primera gira europea, cuando los tres componentes del grupo visitaron varios países del viejo continente para dar un buen puñado de conciertos en salas pequeñas, con público entusiasta y una tras otra demostración de rock and roll del clásico, comprometido, intenso, sincero y bien ejecutado.
Se me ve el plumero, lo sé. Tuve la oportunidad de pasar con ellos dos de los días más intensos y activos de mi estática y pasiva vida. Aprendí bastante y disfruté más. Otro deporte olímpico. Y esa bajista que ahora protagoniza este vídeo junto a su abuela me dejó como recuerdo su eterna sonrisa, su cu…

Y Porco Bravo se bajó del escenario

Esta vez, no voy a emular a los plumillas de fanzine con chupa de cuero, porque no puedo, por mucho que juegue a hacer rimas ocurrentes. Si, al final, no fuisteis al concierto, muchos fueron por vosotros, porque el Antzoki presentó un aforo casi repleto para ver el estreno en directo del nuevo disco de Porco Bravo. Y, como era de esperar, no defraudaron.

Antes del concierto, alguno de ellos decía que no, pero estaban nerviosos. Nerviosos como solo se puede estar cuando pretendes dar lo mejor de ti mismo. Y lo hicieron. Y no caben reproches. Ni comparaciones. Las comparaciones son odiosas y recurrentes. Igual que hablar de las influencias, con las que también se trafica en el mundo de la música. El concierto del sábado en el Antzoki solo se puede comparar en una dimensión, la dimensión más privada y que incumbe solo al grupo del que hablamos. No sé cuántas veces les he visto en directo, pero discreparía conmigo mismo, si no dijera que ésta fue la mejor de todas. Porco Bravo superaron a …