Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Al Gorta & The Wild Pigs

Porque también disfrutamos del euskera de Gernika y del castellano fabril-febril de Barakaldo, porque, si no, me dices que aquello era Tucson, y tampoco me lo creo porque estoy exagerando pero tenía que justificar la ocurrencia de mi título.  La sodomía musical funciona. Y ayer en Algorta hubo déjà vu (deyaví, vamos), lingotazos de whisky (lingotazos, vamos) y mucho ménage à trois (menasatruá, vamos).  Amenazó la lluvia con jodernos el último deleite antes de las vacaciones, pero sobrevivió el escenario y pudimos disfrutar del recital dominical que habían organizado en Algorta por las fiestas de San Ignacio. Lo disfrutamos hasta que nos dejaron porque aún no tengo muy claro si se fue la luz o la cortaron, pero a los Porco Bravo los dejaron en tinieblas y mudos, que no quiere decir que dejaran de hablar y de hacerse ver, porque los animales sin domesticar pueden con los apagones y con los bozales. También te digo que eran ya las dos y pico de la mañana y uno se levantaba a eso de las …

San & Sebastian

Después de unos Cármenes encerrados en los bares, un concierto en la playa resultaba de lo más atractivo. Y eso a pesar de los ciento y pico kilómetros en coche, lo caro que es el peaje, la corriente modorra y la tormenta que se despertó cuando salíamos de casa. Ella me preguntó: "¿para dónde va la tormenta?" Y yo le contesté: "para el mismo sitio al que vamos", mientras por dentro pensaba: "como no podía ser de otra manera". Y lo celebraba, para mis adentros, con reposo y desdén, como ocurre siempre en las canciones de Belle & Sebastian.  Ayer nos fuimos, resumiendo, hasta Donostia & San Sebastián a ver a los Belle & Sebastian. La banda de Glasgow actuaba en el escenario verde de Heineken, monstruosamente alzado en una esquina de la Playa de la Zurriola, al abrigo del rompeolas que protege de las sombrías olas del Urumea. Nos fuimos como quien no tiene nada que hacer un sábado gris de agosto y recibe la llamada de un viejo amigo de institut…

Penalties, bares y recuerdos musicales

Advertencia: por eso pongo de postal, al principio, una pegatina de parental advisory, como hacen los americanos para avisarte del contenido supuestamente agresivo de ciertas letras. Esta entrada contiene un relato inicial demasiado largo y algo sentimentaloide que muchos preferirían no leer (yo casi preferiría no haberlo escrito, pero he aprendido a vivir conmigo mismo), así que, advertidos quedáis, si no os va la flama ni las ñoñerias, pasad de todo esto. 
El sábado tocó Sociedad Alkoholika en el mismo sitio en el que sucede lo que quiero contaros. Pero debemos hacer un esfuerzo, e imaginarnos que se puede viajar en el tiempo, como en los conciertos de Distorsión. Incluso, podemos aprovechar la ocasión, y utilizar los tiempos dorados del punk barakaldés para contextualizar la historia, porque mientras yo crecía rollizo, ingenuo y alelado, toda esa caterva de adictos a los compases rápidos y las guitarras amplificadas andaba pululando por los parques de Barakaldo y los sótanos de l…

Viaje en el tiempo (lo siento, pero no se me ocurre un título mejor)

Ayer hablé tanto con tanta gente de los dos conciertos que vi (lo he hecho hasta esta mañana vía wasap o como se escriba, que me estoy modernizando) que no me quedan muchas ganas de escribir sobre ello, pero son las 11:54 de la mañana y aunque luce el sol ahí fuera son pocas las ganas que me quedan de aprovechar la luz diurna, así que me he sentado en la cocina, he encendido el ordenador y me apresto a hacer recuento por aquello de que así llega antes la hora de la siesta.  Como he dicho, dos conciertos. Uno, sin cenar, a las ocho de la noche en la sala Edaska. Ayer tocaban tres grupos en el sótano de la calle San Juan. Solo vimos entero a uno y unas pocas canciones del segundo. Estos últimos se llamaban Rojo Nieve. Los vimos por curiosidad apostados en un lateral, pero tenían una buena representación de fans y familiares para acompañarles, así que, al final, optamos por participar de las fiestas populares en la vía pública. Al fin y al cabo, si madrugamos, aunque ya estuviera anoche…

North by Northeast

Predata (es decir, no se si existe esto, pero vendría a ser lo contrario a una posdata, añadiendo información necesaria antes de que se necesite): el South by Southwest (SXSW) es, además de un certamen de cine, una conferencia internacional y una semana repleta de múltiples actividades, un festival de música que suele organizarse en Austin, Texas (en la foto), allá por marzo. Su característica principal es que, en unos pocos días, acoge más de 2.000 actuaciones en más de 100 escenarios distintos. La ciudad entera parece estar tomada por una avalancha de músicos que tocan, escuchan y se relacionan a partes iguales. Dejo un par de espacios... y empiezo:
Ayer, a su manera, Barakaldo parecía Austin, Texas, y las fiestas del Carmen una versión particular del SXSW. En unas pocas horas, coincidieron, se solaparon, o se dieron el relevo varios conciertos en distintos puntos de la ciudad. Si Toni Metralla y Los Antibalas estaban derrochando energía en la cueva de El Tubo, José Blanco departía …

My heart is full of rock

Si no fuera porque la experiencia es un grado y me ha enseñado que los vicios, por mucho que lo intentes evitar, son los vicios y vicios son, que decía el otro, empezaría esta entrada con toda esa verborrea de que nos hacemos mayores y que las resacas duran dos días y tal y tal, que decía un presidente de fútbol ya fallecido.  Mi rollo es el rock, gritaban Barón Rojo. My heart is full of rock! El mío no debe de serlo. Lo es. Desde la barrera, pero empiezo a caer en barrena y creo que estoy hecho más para el fado que para el punk, la verdad. Este año he perdido más pelo que puntos el euribor y parece que eso no es más que un síntoma de lo que mi cuerpo está intentando comunicarme aunque sea mediante jeroglíficos.  Si me preguntas qué hice el sábado, no soy capaz de recordártelo con detalle. Al menos, hay partes que no sería capaz de describírtelas con exactitud. Sé que empecé la mañana viendo en concierto a El Columpio Asesino en la Plaza del Arriaga. Sé que, como en otras ocasiones, …

¿Y si no lo repaso y le doy a publicar tal y como está? Total ya, reputación no tengo y pereza me sobra

¿No hay una peli mala de Kevin Spacey que habla de esto? Del efecto mariposa, digo. Todos estamos unidos por un fino hilo. Nuestros actos son las consecuencias de los demás. Como cuando en The Big Bang Theory alguien en un país asiático se puede meter en el ordenador de otro en Pasadena y controlar la electricidad. ¿De qué estaba hablando? Ni puta idea.  Son las 11:10 de la mañana. Acabo de desayunar. Acabamos de desayunar mientras escuchábamos a los Tiparrakers con esas guitarras de testura sónica (se me va el verbo, la pinza ya la perdí), voz clásica y ritmo trotón propio de una tradición musical que se remonta a los días en los que el carbón se extraía casi a mano de la montaña.  Lo del efecto mariposa no es exactamente lo que quería contar. Quería hablar de una suerte de conexión invisible, pero no era física, sino temporal. Ayer el día parecía que no tenía espacios huecos. Todo iba unido como cuando sacas una banda de preservativos de la caja gigante, uno detrás del otro, ceñido…

Updating Info: But Gigs in Bars Still On!!!

Desde que escribí la entrada sobre los próximos conciertos, ha habido algunos cambios que dejo aquí por escrito.  1) Los conciertos gratuitos del BBK Live 2013 se trasladaron del Mercado de La Ribera a la plaza del Arriaga. Algunos ya lo habréis averiguado si asististeis a los de La Bien Querida o Dorian. El concierto sorpresa ha sido hoy mismo y la sorpresa eran los The Cureheads, banda que tributa homenaje al grupo que lidera Robert Smith. Aún quedan dos oportunidades, el Inquilino Comunista mañana, donde Fiasco Fiasco! intentará enviar cobertura mediática, y El Columpio Asesino el sábado. 2) Pocos días después de publicar mi agenda de conciertos durante fiestas, me enteré de que la sala Edaska también había organizado su propio programa de conciertos. Siento mucho el desliz, y lo corrijo ahora mismo: el viernes 19 dos grupos barakaldeses se subirán a la curtida tarima de la sala, Rojo Nieve, quienes recientemente, al parecer entre bromas, se definían como "rock refinado"…

Las bicicletas son para el verano... y para los más rockeros

Ya se hicieron famosos con el vídeo musical que se curraron imitando a Carly Rae Jepsen con su éxito "Call Me Maybe", pero ahora, los corredores del Orica Greenedge han hecho lo que parecía imposible: superarse. Quizás éste sea el secreto de su gran Tour de Francia, porque, por lo que se ve en el vídeo, tienen un buen rollo que da envidia y un arte que supongo que les dará fuerzas para pedalear.  Esta vez, se dejan de éxitos comerciales de última generación, y se montan una auténtica ópera rock con un clásico de su país, de la que ellos mismos califican al comienzo del vídeo como "la mejor banda de rock del mundo". La canción es "You Shook Me All Night Long" y los corredores del equipo australiano demuestran un sentido del humor que debería otorgarles ya, de antemano, uno de esos leones que regala el tour, con los dedos cornudos, al equipo más rockero del pelotón. Ver a Eddy Merckx pegándose un punteo con una guitarra de plástico, impagable. La colaborac…

Tabernak jaietan

Ya estamos metidos en plena vorágine de conciertos veraniegos, fiestas patronales, festivales en crisis y jazz en las plazas del pueblo. Incluso, hasta ha llegado el calor. Por aquí, la cosa se acelera. Pasado el Azkena, vuelve el BBK Live, donde, por cierto, creo que, en esta edición, no habrá enviado especial de Fiasco Fiasco! a las campas de Kobetamendi. Pero no se acaba el mundo ahí, ni, por supuesto, la música. Ese mismo festival ha organizado una serie de conciertos gratuitos abajo, en la ciudad, y cualquiera que lo quiera, puede asomarse y disfrutar. Incluídos dentro de un programa más amplio que recoge diferentes actividades (exposiciones, proyecciones) relacionadas con el festival o con su organización, los conciertos gratuitos se celebrarán en el Mercado de la Ribera, donde Sebastian Vettel compró queso y jamón para todo el año, en dos horarios distintos. El primer concierto tendrá a La Bien Querida como protagonista este próximo miércoles 10 de Julio a las 20:00 horas. El …

Conciertos en día laborable: Gil Rose

Pronúncialo como si estuvieras acatarrado porque el tío es francés. Vive en Ginebra, donde todo el mundo es rico, como explicó él mismo con mucho humor: naces, y, pum, ya eres rico. Eso sí, le robaron el chiste cuando alguien desde el público le gritó con ironía y en inglés: "just like you". Y no le estaban pidiendo que cantara una versión de la canción de Three Days Grace.  Gil Rose se vino desde Suiza con su guitarra para tocar ante una veintena de personas en el pub de Barakaldo que resiste a modas y tendencias, El Tubo, y así servir de anticipo de lo que nos sobreviene durante estas fiestas patronales (dejo esto para mi próxima entrada). Tocó solo, sin inmutarse, mirando el reloj un par de veces, haciendo que su guitarra sirviera también de bajo y la tarima de percusión. Cantó en francés, en inglés, y a la mitad de su repertorio, se le unió Manu de Los Tupper que andaba por allí sirviéndole de anfitrión. Pidió perdón un par de veces por lo repentino de este dueto, pero …

Conciertos en día laborable: The Delta Saints

Me he hecho unas cuantas promesas antes de ponerme a escribir sobre el concierto de ayer noche, y espero cumplirlas. Espero, además, que no se adivinen. Ayer también prometí algo, y lo cumplí, y parecía más complicado hacerlo. No bebí. Solo un par de coca colas. Y eso que tanto oír a Ben Ringel hablar (y cantar) sobre pillarse pedos y estar de resaca, no hacía más que darme una sed etílica que conseguí resistir. Si pude con eso, podré con lo de hoy, digo yo.  Todo empezó, dejadme que digresione que por eso no se copaga, cuando conducía de vuelta del curro y venía escuchando la radio. Estaban entrevistando a un Ben Ringel que parecía cómodo y afanoso, a todo decía que sí y se explayaba en las respuestas, en un programa de Radio Euskadi. Me entraron aún más ganas de ir a verlos por segunda vez, y fuimos. Bajo la lluvia, lentos por el denso tráfico, aprovechando la ocasión para ser testigos de cómo el arco de San Mamés permanecía exánime sobre la cancha como si se tratara de un estimado…

Callier, Orton y compañía

Ayer me puse un poco moñas y empecé a buscar canciones en el youtube. Recordé un nombre y recuperé una canción. Es de 1997 y pertenece al ep Best Bit de la británica Beth Orton. No sé cómo la descubrí en su momento, pero la voz de Terry Callier, que acompaña a Orton en esta canción, me atrapó como se atrapan mariposas en una red.  Hacía tiempo que no la escuchaba y tanto o más que no recordaba la historia de Terrence O. Callier. Hace poco tiempo, me acordé de él mientras veía la película francesa de los Intocables porque su You Goin' Miss Your Candyman andaba por allí. Quizás, un día, encuentre el tiempo necesario para repasar la vida y la discografía de un tío que abandonó la música cuando consiguió la custodia de su hija, encontró otro porvenir en la universidad de Illinois, y fue despedido de la misma cuando se descubrió su doble vida como músico al ganar el reconocimiento de las Naciones Unidas por su contribución al espíritu pacifista en el disco de 1998 Time Peace. Por aho…