Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Kurt Baker Combo Express

No tenía pensado escribir nada, pero los minutos pasan lentamente y ya no sé qué hacer ni dónde meterme. He intentado leer e intentado hurgarme en la nariz y luego he buscado en internet qué consecuencias puede traer hurgarse en la nariz. Miedo. Aunque más al aburrimiento: he buscado musarañas y casi las encuentro. Así que, al final, me he dicho, qué mejor que hacer lo que hace Kurt Baker cantando y Usain Bolt en 100 metros: usaré este cuarto de hora que me queda para teclear a toda velocidad. Ayer vi a Kurt Baker Combo en directo y casi me da un pampurrio. Supongo que se puede hacer más rápido y más hipervitaminado, pero yo hacía tiempo que no lo veía. Encima hubo un momento en que Kurt Baker dijo: "ahora va una uptempo", y yo pensé: ¿y lo de antes qué ha sido? No iba a escribir porque apenas les vi cuarenta minutos y después me piré, y me parecía una falta de respeto hablar sin haber visto el final de la película, pero soy incapaz de soportar más huecos en el tiempo. No s…

Cieno, golosinas, ritmo y panoramas varios

Voy a empezar por el final: hoy. Resaca. Acaban de baldear la calle. La gente camina rápido; el tráfico, lento. Yo me siento dentro de la cafetería y miro por la ventana. Delante tengo el portátil. Dentro, la intención de escribir. Muy muy dentro una pregunta que intento ahogar: ¿por qué? 
No recuerdo ahora a quién se lo escuché, pero a alguien le oí decir hace un tiempo que para analizar (dígale juzgar) un texto (ponle el formato que quieras a la cultura) había que hacerse tres preguntas: ¿qué está haciendo?, ¿cómo lo está haciendo? y, finalmente, ¿qué significa, qué aporta lo que está haciendo y cómo lo está haciendo? No me gustan los dogmas ni los patrones, pero, a veces, viene bien tener un marco teórico. Así que voy e intento aplicarlo en mi trabajo; otras veces, en mi vida. También cuando veo conciertos, pero acabo aplicándolo solo cuando escribo. Y no me gustan nada las respuestas que encuentro. Sin embargo, voy y me siento, me pongo delante del portátil, miro por la ventana, …

TREME TREME TREME

“Unlike plot-driven entertainments, there is no closure in real life. Not really.” —Creighton Bernette

Esto es un tanto personal y no sé cómo acabar cuando aún ni he empezado: me he enganchado a Treme. A todos nos pasa lo mismo y si a ti no te pasa es que eres afortunado. Hay días que te levantas con ganas de pasarte el resto del día lamentándote y entonces buscas una forma de ahuyentar todos esos fantasmas que te trastornan: desayunas bourbon, paseas hasta las afueras, escuchas música o te vas de compras. Yo hice lo último y en la FNAC me compré la caja completa. Llevaba un año aparcada en algún rincón de casa sin que me hubiera vuelto a acordar de ella. Hace como un mes la recuperé, me la llevé al curro; me dije, cada día, pilla una hora para comer, cierra la puerta, apaga la luz, saca la tartera, mete el disco en el portátil y un episodio por día.  El flechazo fue instantáneo. Tenía que resistirme para no ver dos seguidos. Iba por los pasillos con John Boutté haciéndome pititacos…