Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Valencias, talentos y tarantos

Igual que cada elemento tiene distintas valencias (químicas) también los hay con distintos talentos (físicos). Yo no poseo ninguno, ni de lo uno ni de lo otro, pero sé que las valencias del plomo son 2 y 4. Porque lo he mirado en la wikipedia para que así el título de esta entrada tuviera sentido. El talento no lo he mirado porque no lo veo ni de lejos, soy miope cuando está a distancia, astigmático cuando se acerca y presbícico cuando pasa el tiempo y sigo sin ver mi talento y me canso, pero eso no me pasa con el talento de los demás, que parece que lo veo mejor que la famosa viga, y qué lo digas, pero no me refiero aquí a la resistencia a la corrosión del plomo, si no a la música de Los Plomos, cuyos talentos están claros, y tienen varios, tantos como tarantos se cantan en Almería, el orgullo y el querer, se pelean en mi mente, una guerra sin cuartel, donde no existe la muerte, solo existe una mujer. Y olé. Ozú. Ozú Tour 2016. Los Plomos, El Tubo, Barakaldo. Sí, aunque parezca que …

La partícula subatomusical

Y así descubrimos la partícula subatómica. Ya habíamos visto a Southern Lights, a Last Fair Deal y también a Two Roads. Nos quedaba descomponer el átomo y ocurrió ayer: Gonzalo Portugal, a palo, a palosanto. Porque era él solo, sus dos guitarras y un buen barullo de folios que caían del atril al suelo igual que pierde el orden un árbol en otoño. Coño, lo mío no tiene solución. Le llamaron de la lista de substituciones porque los Radio Aktiva se cogieron la baja y ocupó el escenario para darle al blues, al rock y al hillbilly; en resumen, a las seis cuerdas, siempre acompañadas por su voz, áspera lo necesario, dulce lo justo, profunda como Tindaya. Vaya, lo mío, definitivamente, no tiene solución. Afinó con electrónico y al tacto; sacó la cejilla, el bottleneck, y hasta oro vibrato. Para la cuarta, alguien gritó que se despertaba la bestia y, por supuesto, pidieron una de Los Roñas. Bordó, una vez más, el "As the Crow Flies" de Rory Gallagher y no sé qué más contarte sin que…

Jim Boyer

I've never been in Portland, and who knows if I'll ever be. But I heard of him. Willy told me about him some years ago. I made a mental note and one day that I was hangovering it came back to me. I searched internet and his voice haunted me. Today I heard that he passed away. He was only 47, I read. My memories will be based on his solo act and the Jim Boyer Band, more than with the Freak Mountain Ramblers. If I ever go to Portland, be sure that his voice will be a permanent echo. I'll make a visit to the Laurel Thirst Public House and I'll toast one for him. Many miles away, we will also miss him.  My condolences to his family and friends. 
Nunca he estado en Portland, y quién sabe si alguna vez lo haré. Pero llegué a oír hablar de él. Willy me habló de él hace algún tiempo. Memoricé su nombre y, tiempo después, un domingo cualquiera de resaca, lo recordé. Busqué su música en internet y su voz me cautivó. Hoy he leído que ha fallecido. Tenía 47 años, leo. Yo le recordar…

FIASCO REVIEW!: Porco Bravo

Bueno, vamos al lío.  Manuel Pulleiro.

Ellos lo llaman trilogía, supongo que porque son tres, más que porque vayan a cerrar un ciclo con este nuevo álbum. Y es que la trayectoria de Porco Bravo parece imparable. Y digo parece porque el mundo de la música es impredecible, por mucho que haya más meteorólogos musicales que pastores del Gorbea. Olvidándonos de la maqueta, la segunda mitad del 2011 vivió la salida de un Grooo!!! que no pasó desapercibido, pero se vio resaltado con la posterior llegada de Porco Bravo en 2014. Este año que acabamos de estrenar se abre con el tercero de la colección, La Piara. Y parece que va a ejercer de evangelio definitivo para estos predicadores del rock. Y luego explico por qué lo veo así, aunque adelanto ya mis excusas por el vocabulario devoto.
La progresión de la banda vizcaína se aprecia más en el directo y la repercusión que en el estudio, pero también secuestrados entre productores e ingenieros se pueden observar las huellas del tiempo y cómo ello…

Apenadas por la mecánica

Exagero, porque yo no las vi afligidas, más bien, todo lo contrario. Tampoco resignadas, porque, sinceramente, tengo la sensación de que ésa es una palabra que carece de significado en el lenguaje de Penadas por la Ley, y, por extensión, en el punk rock. ¿Entonces, por qué? Porque, como siempre, no puedo resistirme a la tentación de ponerme en evidencia: Penadas por la Ley, apenadas por la mecánica. Me río de mi ingenio y así, de paso, abro diciendo que llegaron tarde porque la furgoneta que habían alquilado petó en la entrada a Barakaldo. David les hizo de roadie. Patxo les montó el ampli. Prácticamente, fue medio el minuto que tuvieron de prueba y entonces una de ellas dijo: "Se imprime", pero el batería tenía que ir al baño. De todas formas, a Penadas por la Ley no les hace falta, al parecer, mucho entrenamiento para correr los doscientos con una sola pierna. La guitarrista lo decía poco después: "Afinar es de cobardes". Ni la preciosa Gibson crema de la guitar…

FIASCO REVIEW!: Jo & Swissknife

A falta de movimiento, disfrutemos de lo estático. Es decir, si no voy a conciertos, hablemos de discos. No es lo mío, pero tampoco es que me esté pidiendo hablar de trigonometría, ¿no?
En los próximos días, me propongo glosar, con la misma falta de criterio y potencial de la que ya alardeo en mis crónicas musicales, algunos discos que han ido cayendo en mis manos estas últimas semanas y que, sacando tiempo del fondo del pozo de los deseos, he podido escuchar con más atención de la habitual.  Los primeros llegaron a mis manos por casualidad, y por curiosidad voy a estrenar esta nueva faceta del blog (lo sé, no es la primera vez, pero digamos que lo es conscientemente) con ellos. Van a tener el dudoso honor, incluso, de estrenar etiqueta, porque, de la misma manera que había una que utilizaba para cuando publicaba ficción (¡qué tiempos!) y otra que algún día recuperaré para encajar entrevistas de sospechosa parcialidad, también para estas (digamos que) críticas constructivas me voy a …

Todo y Nada

Ni lo mejor del año, ni lo peor, ni ostias en vinagre.
Nada.
Ni recapitulo ni me postulo, ni promesas ni aderezos.
Nada de nada.
Ni conciertos. Nada. Desde Los Cosméticos, nada. Bueno, sí, Lomoken Hoboken en la carpa navideña, desde fuera, porque había compañía y un globo de cinco euros que custodiar. ¿Los Porco Bravo? Una cita ineludible, ¿verdad? Pues la eludí. Nada,sin regalo de Reyes.
Ná de ná.
Ni música, si me apuras. Tengo ahí el ipod para renovarlo desde los Santos Inocentes, que empiezo a pensar que es mi día del santoral. Ahí sigue. He escuchado dos canciones de los ya mencionados anteriormente, a los que también vi en sendas ocasiones en la televisión pública. Un día me quedé solo en casa y me pinché música. Saqué, creo que fue, a The Deslondes de su funda y los puse sobre el plato. Creí que estaba en un plató de cine. Dentro de una película de ciencia ficción. Eso es todo.
Todo.
Así que... ¿y qué le vamos a hacer? Pues seguir. Venir por aquí de vez en cuando y hacer el jul…