Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Festivales familiares

Si llega a venir Fernando León de Aranoa, seguro que se anima a filmar una versión en formato musical de aquella primera película suya en la que Juan Luis Galiardo se empeñaba en tener familia como fuera. Lo digo porque en este Azkena de 2014 hemos visto desde una cantante con 68 años, a una pareja de amigos cincuentones que llevan treinta haciéndose compañía en un escenario, australianos treintañeros con bonitas pelambreras, niños a los que, si no fuera porque tocan, no les dejarían ni entrar, muchos carritos por el recinto, bebés con cascos antirruidos, otros en brazos de sus padres quedándose dormidos, venerables ancianos con camisetas oscuras de rotulados en llamas... De todo un poco en la gama generacional, como en las mejores familias, aunque sean de película, o festivaleras.  Los festivales se definen por la gente que los frecuenta, por supuesto, y así como en el FIB te hartabas de ver espaldas en carne viva, sombreros de paja, imitadoras de Kate Moss y asiáticos americanos co…

Yo de mayor quiero ser Mauro Magellan

No sé si me recordaba más a Tommy Lee Jones cuando era Pete Perkins, cruzando el desierto con el patrullero amarrado, en busca de un pueblo que ya no existe para enterrar a su amigo Melquíades, o a Tommy Lee Jones cuando era Ed Tom Bell y se sentaba en una mesa a contarle a su mujer sus extraños sueños, mientras por la ventana vemos una especie de encina y un prado que quema la luz.  Pero Dan Baird me recordaba a Tommy Lee Jones. Perkins y Bell son los dos hombres aguerridos y decanos que encaran la vida a una velocidad reposada y reflexiva. Hombres de pocas palabras y hechos breves pero intensos. Hombres que ciñieron su vida con la cincha de unos pocos valores que, al final de su existencia, se permiten poner en solfa. Uno, el primero, es un vaquero de Texas que vive en la frontera sin verla del todo. El otro es un sheriff sosegado que se ve envuelto en un terrible acto de maldad. Los dos permanecen fieles a un credo que están descubriendo que es frágil y peligroso.  Dan Baird se po…

FIASCO PRESS!: DAVID "KALBO"

Érase una vez... Once

Decía Virginia Fernández, batería del grupo, en una entrevista para Ruta 66, que el rock es un "lenguaje inagotable" y quedaba la frase tan bien que el periodista Manel Celeiro no pudo resistirse y la puso en el título. Tan inagotable es que también es inaprensible, y por mucho que nos pongamos aprensivos buscando etiquetas efectistas y certeras, el rock sobrepasa las fronteras, los precintos y hasta los años que, uno tras otro, van dándole forma al tiempo.  Puedes hablar del blues rock de los setenta, saltar de un lado al otro del océano cada vez que hables de referencias y tirarte toda una mañana en la wikipedia repasando cada una de las caducas influencias que les ribetean el currículum, pero, aún así, seguirías perdido en tu afán definitorio. Y todo porque en Last Fair Deal hablan un lenguaje que es inagotable y lo hacen para contar historias tan íntimas como universales, así que trascienden los rótulos y las reseñas para hacer bandera de una convicción por la música qu…