Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

Fiasco Review!: Diablo Cuney de Diablo Cuney

13 minutos y 6 segundos repartidos en cinco canciones. Se ha puesto de moda el formato de corto y al grano, sin paja. Los Diablo Cuney han utilizado este modelo para publicar su primer trabajo, de título homónimo y grabado, mezclado y masterizado en los estudios Malamuerte. Según los créditos, en la grabación participaron cinco personas: un guitarrista que también se encargaba de las voces, otro guitarra y un bajista que hacían coros, el batería y un quinto miembro a cargo de los teclados, en este caso, un órgano hammond, creo. Como ha caído en nuestras manos y lo hemos escuchado con cuidado, vamos a ver si lo descomponemos aquí. 
El disco se abre con una canción uniforme y horizontal titulada "Out My Way". Arranca con un riff de guitarra anclado y repetido durante prácticamente los casi dos minutos que dura. Al estilo de The Scientists, pero más en raso. La batería no hace alardes, ni aquí ni en todo el disco; hay algún punteo corto; y la canción termina con coros en desce…

Buscando a Jack

Ya no me acuerdo, pero si tuviera que apostar, diría que estaba sonando el último disco de los Sumisión City Blues. David quita la música porque empieza el concierto. Aunque ahí arriba hay más instrumentos, el único que se sube es un chaval joven, con el pelo oxigenado y una camiseta de los Richmond Sluts. Se calza una guitarra acústica y pega mucho la boca al micro: en algo menos de media hora, se suelta más de una docena de canciones. Pasa de algunas que toca con los cuatro acordes justos, moviéndose por el norte del mástil, a otras canciones con más malabares sobre los trastes, siempre acompañándolo todo con melodías de modulación punkarra, una buena garganta y el pulso tieso. Una la presenta como una mezcla entre "los Who, las Ronettes y Circle Jerks", y sí que se parece a algo a medio camino entre los dos últimos. En otra, usa la cejilla para cantar sobre Medina de Pomar en inglés, que no es algo muy habitual, creo. Se acerca a los Pogues cuando canta sobre tomarse un …

Tres conciertos y un proverbio

Creo que en jueves santo los católicos celebran aquello de tomando en sus manos el pan, lo partió y se lo dio a sus discípulos diciendo. Creo, porque no lo sé, me suena. Nosotros estábamos fuera, echando un cigarro y apareció la procesión de encapuchados que arribaban a la parroquia de San Vicente, adosada a un Kafe Antzokia que parecía territorio extranjero al otro lado del río. Al salir del metro, ya habíamos oído los tambores en la lejanía, pero nos creíamos a salvo. Ahora, los turistas disparaban flash y se iluminaban los claroscuros de aquel choque de intereses. Vivimos todos en el mismo sitio y, a veces, parece que lo hiciéramos en mundos opuestos. Volvimos dentro, por supuesto, al cobijo del rock and roll, que nunca lo he entendido como una religión, pero si tuviera que marcar una x en mi declaración de hacienda, iría para ésta que no lo es. De todas formas, también dentro se notaba un ambiente distinto: bastante público, para ser jueves, por muy santo que fuera, atendiendo la…