Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Tarros que me como solo

Me ha pasado dos veces este año, las dos veces hace poco, en verano, digamos, o casi en verano. Luego me como el tarro con estas gilipolleces y me siento aún más estúpido, pero no puedo evitarlo. Primero me pasó en el concierto de La Habitación Roja en el BBK Live. Unos pocos días después, las mismas sensaciones se repitieron en el concierto de Love of Lesbian en fiestas de Santurtzi. Antes decían que las bicicletas eran para el verano, ahora quizás resulte que el verano es para los jóvenes. O que los conciertos veraniegos de música indie española son para los jóvenes, vayan o no vayan en bicicleta. Y me sigo comiendo el tarro, hasta la tapa y todo, pensando si yo soy joven o no. Si aún era joven cuando éramos treinta viendo a La Habitación Roja en una sala pequeña, hace ya años, tantos años como han pasado desde que vi a Vetusta Morla antes de que la petaran, o cuando pocos fueron a ver a Vacazul en un apartado callejón de Deusto, o si recuento el tiempo que ha pasado cuando vi por …

Unplugged en El Cuervo

Mucha gente en El Cuervo para ver ayer el concierto de Asier Domínguez, guitarrista de Porco Bravo, y su antiguo compañero en Wild Thing, Rubén Llamas. Se hacía difícil pedir en la barra y se hacía difícil escuchar bien. No voy a ir yo ahora de plomizo aburrido para quejarme de la peña que se divierte en los conciertos como se divierte jugando un kinito, pero sí que toca las pelotas un poco, si te empeñas en que te diga la verdad. A mí ya se me ha pasado la época en la que iba al cine para meter mano, ahora quiero ver la peli. Y ríete, sí, porque es verdad, a lo único que le he metido mano yo en el cine fue al bol de palomitas, pero creo que se me entiende. En fin, a pesar de eso, Asier y Rubén se curraron un concierto más que digno. A dos manos, con Asier poniendo la voz y Rubén los coros, sus guitarras se compenetraron para adaptar canciones sencillas (aparentemente sencillas, la verdad) pero que supieron complicar al hacerlas suyas. El set que eligieron fue una apuesta atrevida…

Música en los bares

Ayer nos incorporamos a las fiestas del pueblo. A nuestra manera, que no a la de Frank Sinatra. Es decir, de concierto en concierto y tiro porque me toca. Otro perrito piloto. Esos eran otros tiempos. Como otros eran, llenos de excitación, cuando salías con tu camiseta de EH Sukarra (sí, por qué no decirlo) y tus bolsas del simago repletas de litros a participar del ambiente festivo con pasividad y amargura adolescente. Ahora ya no, pero ahora aún sí, toca Josu Distorsión. Porque acabamos la noche viendo en concierto al Lobo de Armañón y asistiendo a un cierre patético y no por la banda si no por el iluminado al que le salió muy cara una lata de cerveza barata. Antes, habíamos asistido a lo que íbamos, porque, y seguimos con las confesiones, nosotros, en realidad, nos habíamos acercado a ver a Dr. Maha's Miracle Tonic, que ya nos ganaron para la causa en el pasado Azkena, como no podía ser de otra manera con el currículo que arrastran estos tíos que ahora se visten de época y via…

Gig Over

Se acabó el BBK Live 2012. Ya ha salido la reportera de la EITB en Kobetamendi con un plano de fondo que abusaba del simbolismo del plástico usado embadurnando una campa vacía y, por lo tanto, podemos dar por terminado el asunto. Para nosotros terminó a eso de las cuatro y pico, creo que ya cerca de las cinco de la madrugada, cuando salimos por la puerta que se encuentra a la derecha del escenario principal y no miramos para atrás. Nos dejamos llevar por la pendiente de la cuesta, intentando reprimir los instintos básicos de nuestro estómago y domar la debilidad vertical de nuestra capacidad de equilibrio. Acabábamos de bucear entre cuerpos sudorosos y violaciones de espacio privado para conseguir salir de la sesión de DaniLess, después de acabársenos las púas y las energías. "Rebellion (Lies)" creo que fue la última canción que cantamos, bailamos, o lo que sea, en esta edición de 2012. Si te digo la verdad, no tengo muchas ganas de escribir esta entrada. Primero, porque aú…

Laminando horarios

¿Recordáis ese capítulo en el que Rachel Green (Jennifer Aniston) le da permiso a Ross Geller (David Schwimmer) para que le entre a Isabella Rosellini (Isabella Rosellini)? No recuerdo el capítulo, pero hablo de Friends, y de ése en el que el humor recurre a las listas de mujeres (y hombres) con las que tendrían permiso para acostarse. La chanza llega cuando Ross Geller (ya sabes: David Schwimmer) no solo se toma su tiempo para confeccionar su lista, si no que, además, la plastifica y todo. "Laminated", se dice en inglés. ¿Y qué? ¡Magdalenas de Proust! Ayer nos pusimos a echarle un vistazo a los horarios del BBK Live para ir calculando qué vamos a ver y cómo. Y ella hizo la gracia: ¿vas a pasarlo a ordenador y forrarlo? Y esto viene a que hubo un FIB en que nuestro compañero de andanzas festivaleras, lo hizo. Con unos buenos metros de celofán, pero lo hizo, se plastificó la lista con los horarios de los grupos que nos interesaban, y nos reímos de ello, pero luego nos pasába…

Un pez llamado Santos

En la desembocadura del Nervión no hay delta, así que quizás por eso también parece que hay poco blues. Haberlo haylo, y, a veces, lo traemos de fuera, como el bacalao viene de Noruega. Anoche, por segundo año consecutivo, nos visitaron otros que demuestran que para tocar blues tampoco es que haga falta que los sedimientos se acumulen en el río de tu ciudad. Y es que tocar blues "pantanoso" (y ya he utilizado la palabra, misión cumplida) en Nashville tiene que ser como hacer tropicalismo electrónico en el barrio de Zuazo, pero ambos son posibles, por qué no. Por lo menos, parece posible ser de Tennessee y hacer música que parece de Luisiana. Al fin y al cabo, poco más de 850 km separan una ciudad de la otra, ¿qué demonios es eso cuando se trata de música? Es cierto que ambas ciudades están relacionadas con una música muy concreta, y donde unos se quitan el stetson para gritar yihaaa! mientras taconean con sus cowboy boots en la tarima de madera, otros se desatan el chaleco …

Banda Sonora Canaria

El viaje de ida fue para Alex Winston y Alabama Shakes. Y sí que me sacuden los últimos. Alex Winston es divertida. Le dejaría que me llevara de fiesta, aunque creo que la resaca sería dura. Y no tanto por el alcohol, y sí más por las ideas alocadas. Es frustrante. Quiero decir: preparas tu trabajo un mes antes, y después eres lo suficientemente estúpido como para leer mal un programa. Así que te sientes patéticamente ridículo cuando tus colegas te informan, media hora antes de coger el avión, que no trabajas mañana sino esa misma tarde. Entiendes, por lo tanto, que volver a hacer todo el trabajo que preparaste un mes antes en un avión donde la niña de delante se asoma sobre el respaldo y te enseña la lengua, tu compañero ronca y tu colega que ocupa el asiento al otro lado del pasillo no deja de mirarte teclear y mover la cabeza en un gesto de reproche simpático que a ti te sienta como una patada a la altura de donde abrochas el cinturón, entenderás que ésta no es la manera más adec…