Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2009

Dan Auerbach

Fíjate si es atrevida la ignorancia. Iba a empezar hablando de Dan Auerbach y su disco "Keep It Hid" haciendo mención de lo parecida que es su voz a la del vocalista de The Black Keys. Pero... lo mismo que la ignorancia es atrevida, la prudencia es sabia: antes de escribirlo, aunque al final lo haya dicho (siempre poniéndome en evidencia para curar futuras heridas), me he cerciorado. Y, efectivamente, Dan Auerbach, para aquellos como yo que hasta ahora eran muy atrevidos, es el vocalista de The Black Keys y acaba de sacar un disco en solitario: "Keep It Hid". Por lo tanto, claro que se parecía, claro.
Ayer escuche el disco entero dos veces, en el viaje de ida y en el de vuelta y con algunas canciones me paré otras dos. Ya era fanático de The Black Keys y ahora lo soy a tiempo completo de Dan Auerbach. El disco es magnífico: lleno de rincones, de riffs y reverbs (hay un bar en mi pueblo que se llama así) que te hacen volver al principio de la canción otra vez. Creo,…

Love of Lesbian

Yo, personalmente, le recomendaría este grupo a cualquiera, entienda castellano o no lo entienda, le guste la música o no le guste, tenga o no tenga sentido del humor. Escuchar a Love of Lesbian debería ser asignatura obligatoria en muchas carreras tanto de letras como de ciencias. Aún andaba maniobrando para escapar de los niños del Japón cuando vuelven para enseñarme como generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna. ¿Qué tendrán con el espacio exterior? Quizás es que para los que nunca podremos crear una compañía aeronáutica low-cost y luego comprarnos un equipo de formula 1 y un billete de ida y vuelta la estratosfera, nos queda seguir escuchando a Love of Lesbian para confundirnos con las coordenadas y decir aquello de ¡vecino, la luna te hubiera encantado! ¿Qué? Pues eso, que 1999 aún tengo que digerirlo. Es evidente que hay algo distinto. Cada una de las canciones parecen tener personalidad propia, son primos, primos cercanos, pero no hermanos siameses como en lo…

Nacho Vegas

Hoy no ha sido un buen día. No lo ha sido desde que me levanté. Pones un pie en el suelo y antes incluso de bostezar, ya lo sabes. Siempre acertamos cuando el premio no merece, ¿verdad? Así que cuando hace unos minutos he vuelto a casa, cansado, con dolor de cabeza y ganas de que mañana, al poner el pie en el suelo y antes incluso de bostezar, intuya que el día va a ser mejor, solo me apetecía una cosa: escuchar música. No podría, ahora, así, de golpe, resumir en una línea lo que ahora mismo me gustaría decir sobre la música, pero hoy no me apetecía nada más, después de un mal día, no me apetecía nada más que escuchar música, igual que cuando tengo algo que celebrar lo que más me apetece es bailar o tararear o mover el pie y golpearme los muslos con la mano y cerrar los ojos en el metro y sentir que el vagón se mueve al compás de la música. He llegado a casa y he pillado lo primero que tenía a mano, el disco, aún plastificado, que regalaba una conocida revista musical con una colecció…

Blitzen Trapper

La canción es "Fur" porque me gusta la historia que no entiendo muy bien pero me recuerda a la historia de Christopher McCandless y eso me recuerda a la película de Sean Penn y ésta me recuerda a la banda sonora de Eddie Vedder que me recuerda que hace mucho que no voy al monte un sábado y no es que eche de menos el sudor y el dolor de gemelos, pero merece la pena estar allí arriba y mirar hacia abajo. Leí una entrevista al cantante de Blitzen Trapper cuando sacaron aquel disco en el que estaba la canción "Devil's A Go-Go" o algo así. Recuerdo que decía que no tenía discos en casa y que solo escuchaba música en la de sus amigos. Había una foto en la que aparecían todos ellos, algunos de pie, otros sentados, en una especie de prado con una casa de tablas al fondo. Medio oeste o oeste, camisas de cuadras y chamarras vaqueras, desaliñados. No sé por qué me interesé por ellos porque el nombre del grupo me echaba para atrás, y tampoco sé por qué, algo irracional. Cr…

The Arcade Fire

No tenía ninguna intención de hacer un entrada de The Arcade Fire. Aunque no sería difícil. Así como hace poco me flagelé por hablar de Vic Chesnutt sin conocimiento de causa, no es que sea un gran entendido de los canadienses, pero, al menos, sus discos los tengo bien rayados. No será difícil, si algún día, como queríamos, conseguimos llevar a la práctica el proyecto con el que nació este blog, no será dificíl, decía, que las canciones de Arcade Fire estén entre las elegidas. Sin embargo, hoy, Arcade Fire es solo una disculpa para encabezar la entrada y seguir con la costumbre. Y, por el mismo motivo, propondré una canción y propongo Wake Up, porque es tan buena elección como cualquier otra, pero más que nada porque es la primera que tocan en el concierto cuyo vídeo voy a colgar en cuanto termine de soltar la chapa. Y precisamente por este vídeo quería escribir la entrada. Porque Fabchannel se va al carajo. Ya la había visitado hace tiempo y de reojo, pero conocí de verdad Fabchannel…

The Drones

Shark Finn Blues. Por ahí empecé. No es el principio, pero tampoco el final. Y no me quedé en el dique viendo mi sombra desplegarse. Me metí en la boca del tiburón y acabé brindando con Jonah en el vientre de uno que era tan grande como un submarino. Y ahora he llegado a la tierra donde el libro dijo que encontraría oro. Pero esto es polvo, un polvo gris y grietas oscuras que laceran la tierra quemada. Oigo a Gareth gritar. Oigo a Gareth gritar mientras el cosmos le traga y grita que es mejor aprender a nadar. En lugar de llorar, he aprendido a beber y mear, le contesto, le grito, le veo hundirse mientras intento clavarme al suelo y no tener miedo. Nunca tener miedo: lo probaré todo, todo lo que crea que es bueno, haré cualquier cosa, cualquier cosa que crea conveniente. Nail It Down. Por ahí he terminado. No es el final, pero tampoco el principio. Gareth Liddiard y los demás, su pareja, el nuevo guitarrista que se apellida Luscombe o algo así y otro australiano que toca la batería ac…