Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

The Alvin Brothers

Esto no va de bandos, pero siempre fui más de Dave que de Phil, de qué cantaban que de cómo lo cantaban. La carrera en solitario del hermano pequeño ha dejado un buen puñado de canciones que darían para una cojonuda antología de cuentos cortos. Me enteré de que The Blasters visitaban la península, pero hoy me he enterado de que la gira se ha suspendido porque Phil sufrió un grave percance tras su concierto en Valencia. El hermano pequeño, Dave, que no giraba con ellos (ya solo toca con ellos en contadas ocasiones) se ha apresurado a desmentir que su hermano haya sufrido un ataque al corazón. Al parecer, Phil tuvo problemas para respirar después del concierto y tuvieron que practicarle una traqueotomía que no ha afectado a sus cuerdas vocales. Según anuncia Dave, su hermano se recupera favorablemente. Buenas noticias para los aficionados a The Blasters, entre los que mi incluyo, y para celebrarlo, elijo una canción que de Little Willie John que hace no mucho colgó el propio Dave Alvin…

Enredando en el yutuf

Antes que Wilco fue Uncle Tupelo y antes que Uncle Tupelo fue Jason and The Scorchers. Y Jason and The Scorchers aún siguen siendo. No sé si el cowpunk fue algo o algo antes que algo. Si primero fue el cowpunk y luego el alt.country y ahora podemos llamarlo a todo Americana. No sé qué fue del cowpunk pero el concepto en sí mismo tiene algo de actual y subversivo incluso hoy en día. Punkies con stenson, cowboys con cresta. Cojonudo. Música country mezclada con música punk. Hardcow o farmcore. Hacer kalimotxo con bourbon. Juntar a Merle Haggard con Keith Morris, a Richard Hell con Hank Williams, Emmylou Harris y Tom Verlaine marcándose un dueto. Aquí lo hizo Kiko Veneno, allí lo hizo Gram Parsons con el rock and roll. ¿Te podrías imaginar a Josu Expósito con la boina calada y albarcas? Pues no, pero ¿Aterkings era algo así como punk rural con euskolabel? Igual no, no lo sé, pero Jason Ringenberg sí que vive en una granja con sus animales y todo y vestía su stenson y sus cowboy boots y …

El día de la no-música

Falta menos de media hora para que celebremos el día de la no-música. ¿Por qué cantamos cuando celebramos nuestros cumpleaños? Yo, mañana, como ayer, como todos los días que faltan y los que ya han pasado, voy a celebrar con ganas el día de la no-música. El de hoy, 21 de Junio, se me ha olvidado celebrarlo, qué desfachatez, es de mala educación, muy, muy mala educación, ¿no?

Los hornos mohosos y los ardientes melocotones

Excepto porque una vez vi en directo a Kimya Dawson y después iba diciendo que había visto en concierto a la tía de The Fiery Furnaces. Y no era así, claro. La tía de The Fiery Furnaces se llama Eleanor Friedberger y su hermano Matthew que es con quien forma el grupo. Los otros, los de los melocotones, son Kimya Dawson, ya sabes, la tía cuyo merchandising es de lo más alternativo, y el Adam Green que le dedicó una canción a Jessica Simpson.  Todo esto porque hoy he estado escuchando el disco en solitario de Friedberger y ha habido una canción que me ha gustado y he dicho vamos a ver de dónde viene esto y de Roma he pasado a Santiago sin hacer trasbordo. Qué coñazo: si a Proust le pasaba con una magdalena, lo mío es un bizcocho bien bañado en cointreau.  Pero mira tú por dónde, de todos esos nombres, la única que censuro es a la Jessi. De los demás, cuelgo canciones y así me hago una playlist de música alternativa americana, casi más alternativa que americana. Las canciones son las qu…

Enséñame las tetes!

Hubo más, que no solo de porco vive el hombre, aunque se viva mejor.
Empieza aquí un relato costumbrista de un día en la vida de un festivalero vulgar y dormido. Porque las cosas como son, dormido estuve desde el principio. Me levanté a las 5:30 de la mañana porque tengo investigado el flujo de coches en el aparcamiento contiguo a mi lugar de trabajo (sí, por cierto, trabajo en la GrinKapital) y sabía que si no iba antes, me quedaba sin plaza. Encima, cuando llegué, era tan temprano que aún no habían abierto la cafetería. Tuve que sobrevivir media hora sin mi chute vital de cafeína. Medianías de la tragedia humana, lo sé. Aún así, sobreviví a esa media hora y al resto de un día que pasó con una lentitud tediosa. A eso de las cinco de la tarde recibí visita y todo empezó a acelerarse. Dejamos los bártulos en mi coche bien aparcado y, a paso lento, al cobijo de las mansiones burguesas que terminan junto a la oficina de Patxi López (el otro Patxi López, del que no volveré a hablar en e…

AzkenEaN 2012

Porco Bravo nació en el Azkena, grita Manu Gallego. Y van a cerrarlo en unos minutos. Por fin. Unos metros más arriba, cientos de personas templan gaitas mientras Ken Casey se arrima al público. Técnicamente, no lo cierran, pero, probablemente, más que un festival, acaban de cerrar un círculo.
¿A quién le importa el círculo?
Yo sé dibujar la o con un canuto. Me enseñó mi padre. Aunque lo que yo entendía por canuto y cómo hacía las oes con él, no coincidía con lo que me enseñó. ¿Esa o de humo en el vacío vale como círculo? A mí me importa el círculo.
Un círculo flexible, sin centro, sin puntos equidistantes. Un círculo de pogo. El pogo como lugar geométrico. Cuando se termina, no queda nada: vasos de plástico por el suelo, carcasas, confeti, las huellas de una experiencia que aligera la gravedad de tu propio peso.
Durante una hora, el tío del sombrero de copa se creyó Juan Tamariz, el descamisado de la muñequera de pinchos, Damian Abraham, el animoso guitarrista de globos hinchados,…

De Gigatron a Steel Panther... y tiro porque me toca

Esta noche hay festi... y mañana maitines. Ya estoy en Vitoria... Gasteiz. Donde se hace la leí, ya sabes. Estoy haciendo que trabajo, pero luego a la tarde, me calzo el disfraz festivalero (que no tengo, es solo una forma de hablar, a pesar de que ya ayer un periódico digital daba consejos para ir guapo y guapa a los festis y festas) y me voy a la campa a escuchar heavy metal y rock and roll. Del bueno, digo yo. Voy sin aspiraciones. Sin nombres subrayados. Solo uno. A los demás, ni había considerado verlos, pero, al final, de rebote y gracias al buen hacer de uno que hoy se subirá al escenario, gracias a él, le veré desde abajo. A él y a otros que, como decía, no había pensado ir a ver: desde Status Quo hasta Dropkick Murphys pasando por la nueva aventura de Los Maha, que sí pasaré a verlos, y poco más. Poco más que Steel Panther. Me chisporretean los dedos, sobre todo el índice y el meñique, estoy entrenando los cuernos. Steel Panther! Toca parodiar el glam rock, comer pollas imag…

Ay Rita!

Igualito igualito que yo.