Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Escueto y Espontáneo

Este año han sacado disco. Mi último reducto, se titula. Así que parecía obligado presentarlo en El Tubo, que comparte vocales con la palabra reducto, por cierto, pero con el espíritu de resistencia e irreverencia que no le dan las acepciones de la RAE a esa palabra. Yo que escribo éstas llevaba tiempo sin aparecer por el reducto y tenía ganas, tantas como de ver en directo a una banda que lleva una docena de años subiéndose a los escenarios y aún no había tenido la vergüenza de verlos. No lo he dicho, pero hablo de Nasti de Plasti, grupo vizcaíno de punkpop, que tocó ayer en un Tubo tan oscuro y luminoso como siempre. No te voy a mentir: echaba tanto de menos la música en directo, como la cerveza fresca y la conversación amena. Volver a casa con esa sensación de olvidarte de los problemas por una hora es algo impagable, y no olvidemos que los tragos, no, pero la música en El Tubo es gratis. No me voy a cansar de decirlo, porque ellos no se cansan de organizar conciertos, así que lo …

Ciclogénesis americana

Campo, piedras y canciones

… y, una vez rematado, atisbó el cielo hacia el sur, un cielo azul tenue, levemente empañado por la calima, y frunció el ceño, no se ve rastro de vida (Los Santos Inocentes, Miguel Delibes)
El cielo repleto de nubes grises en medio de la mañana y una luz transparente que perfilaba los objetos, otorgándoles una nitidez que no recordaba. (Intemperie, Jesús Carrasco)
Parece el final de este viaje, pero aún queda un río por cruzar, antes de llegar. (Campo y piedras, Milana)

1
Desde el canchal zorrero, se veía todo el ejido. Recuerdo el sonido de la chicharra en el lejío y a mi abuelo, sentado a la puerta, contando el tiempo en silencio, como si su sombra fuera el testimonio de que la vida seguía ocurriendo. El sol absorbía la energía, la cal se agrietaba, y el rumor del viento era lo que sostenía aquella débil arquitectura de la realidad. Yo tenía la edad para sufrirlo con fatalidad. Los terrones de tierra seca y la árida vastedad que partía en dos la carretera camino de Ceclavín parecían describir l…