Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

La gran ballena blanca y los camioneros del riff

Después de perdernos a Guadalupe Plata, a Dead Bronco, a Josh Rouse, a The Brand New Sinclairs, a Willis Drummond, a Belako, el pasacalles del Dr. Maha y no sé cuántas cosas más, ver el concierto de The Riff Truckers y Moby Dick & Band era una cuestión terapéutica. Si no fuera porque no hubo colas, hubiera dicho que mientras la hacíamos para comprar las entradas, me sentía como si estuviera esperando mi gragea de metadona.  Por la mañana (ya que me he puesto en evidencia muchas veces antes, por qué no seguir haciéndolo) me permití el lujo de fustigarme los gemelos corriendo seis kilómetros por la orilla de la ría, mientras los turistas se sacaban fotos bajo el vientre de la araña, las parejas de enamorados se magreaban en los bancos, los que lo estuvieron hace años se comían sus helados, y un par de miles de tíos y tías en pantalón corto o con mallas sudábamos por el simple placer de hacerlo. Sí, a mí, a veces, también me cuesta encontrarle el sentido, pero me sentí, si se me per…

Historias (ligeramente) musicales de Nueva York: Sábado 3 de Agosto de 2013

No tengo el talento de David Foster Wallace, así que no voy a intentar a hacer literatura aprovechando mis vacaciones, pero sí me apetece, ahora que han pasado unos cuantos días, compartir uno en concreto.  Os voy a contar un secreto que, a alguno, le parecerá irrelevante, a otros, pretencioso, y a pocos, gracioso. Estoy escondido bajo la sombra de una hilera de chaparrales, tumbado en una hamaca, tecleando en el ordenador mientras veo como un turista refulge bajo el sol del Mojave: piernas blancas, bañador rojo, torso lechoso y la cabeza más roja que un tomate raf. La piscina brilla como un pilón de purpurina azul y solo se escucha el chapoteo y las risas de los niños. Al fondo, una pendiente de cristal oscuro termina en una punta argéntica. Es nuestro hotel, el Luxor, al sur del bulevar de Las Vegas, más conocido como el Strip, o la franja, una herida abierta de seis kilómetros y medio donde se agolpan algunos de los hoteles más grandes (más ridículamente grandes, temáticos y fastu…