Ir al contenido principal

Escueto y Espontáneo



Este año han sacado disco. Mi último reducto, se titula. Así que parecía obligado presentarlo en El Tubo, que comparte vocales con la palabra reducto, por cierto, pero con el espíritu de resistencia e irreverencia que no le dan las acepciones de la RAE a esa palabra. Yo que escribo éstas llevaba tiempo sin aparecer por el reducto y tenía ganas, tantas como de ver en directo a una banda que lleva una docena de años subiéndose a los escenarios y aún no había tenido la vergüenza de verlos. No lo he dicho, pero hablo de Nasti de Plasti, grupo vizcaíno de punkpop, que tocó ayer en un Tubo tan oscuro y luminoso como siempre.
No te voy a mentir: echaba tanto de menos la música en directo, como la cerveza fresca y la conversación amena. Volver a casa con esa sensación de olvidarte de los problemas por una hora es algo impagable, y no olvidemos que los tragos, no, pero la música en El Tubo es gratis. No me voy a cansar de decirlo, porque ellos no se cansan de organizar conciertos, así que lo repito: algún día, cuando falten, que espero que sea dentro de mucho tiempo y por voluntad propia, echaremos la vista hacia atrás y no podremos evitar una sonrisa melancólica al recordar el empeño de esta gente por aportar su grano (granito suena fatal) de arena a la lucha contra la apatía y el pensamiento único.
Lo dejo aquí, que me pierdo.
Hablemos de Nasti de Plasti.
Se subieron los tres a la tarima y dijeron "buenas..." a modo de saludo; de ahí hasta que volvieron a hablar, "nos vamos a quitar una versión de enmedio", no hay forma humana de contar cuántas canciones pudieron tocar. Una detrás de otra, sin parar ni para tomar impulso. Porque lo suyo es el punk vertiginoso que en un par de minutos te abalea la cadera y la razón. Si fuera un buen cronista utilizaría palabras como píldoras e hipervitaminados, pero tengo una aplicación de sinónimos, y voy y escribo en su lugar, grajeas y tonificantes y así quedo como un gilipollas. El caso es que estos tíos esculpen melodías a base de una batería sin freno, un bajo machacón y un guitarrista que también canta y se olvida de los punteos barrocos que no sirven para nada. Canciones rotundas pero flexibles, cargadas de sentido del humor, que insuflan la energía necesaria para seguir aspirando a los mismos apetitos sencillos que nos ayudan a mirar para adelante. Por cierto, la versión que se quitaron de enmedio fue el "Voy a mil" de Olé-Olé y así queda bien claro que lo que he dicho antes en este párrafo no era gratuito.
Para compensar, también versionearon a Los Nikis y cantaron como una docena de canciones que todas ellas fueron "la última". Desde el fondo, donde estaba, poco se entendía de lo que decían, y se cogían palabras al vuelo, pero, a menudo, da lo mismo lo que digan porque, como explicaba en algún sitio Kim Warsén, el rock and roll es "algo bastante primitivo, trabajas sobre emociones", y la emoción de Nasti de Plasti va tan rápido que se jalan medio cuarto de canciones y aún no has terminado de darle un buche a la cerveza. Eso sí, por mucho que corran no se tropiezan.
Justo lo contrario de lo que ocurre con las entradas que yo escribo. Me había prometido ser conciso y directo, pero, como tengo una aplicación de sinónimos, voy y escribo en su lugar, escueto y espontáneo y quedo como un gilipollas. 

Posdata: el cartel lo he pillado de su facebook. Me ha parecido como para robarlo y mostrarlo aquí. Perdón por hacer sisa, como decía una señora que estaba haciendo la compra esta mañana en el mismo supermercado que yo. Sí, la vida sigue, tío, como dice Pablo Laso, después de ser campeón de Europa, hay que llevar a los niños al colegio, y después de ver a Nasti de Plasti, hay que seguir yendo al Gelsa. Le hicimos sisa a la rutina ayer por una hora, pero ya está. Y, eso sí, lo de la foto. Que la he mangao, perdón. Escueto y Espontáneo, detectives privados. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…