Ir al contenido principal

Entradas

Abierto por vacaciones

Entradas recientes

FestiBar 2018: Resumen y desmesura

Este blog nació en un bar, el Panorama Pub. Nació con otro nombre y con otra intención. No sé muy bien cómo no murió entonces. Porque renació. Y lo hizo en otro bar, el Tubo. Un día estaba allí dentro y me dije a mí mismo: o hago algo con esto o empiezo de nuevo. Siempre quise escribir un fanzine, pero me pilló por medio esta época del 2.0. Le cambié el nombre, abandoné el proyecto colectivo con el que nació, y me puse a escribir sin ton ni son. Sin ton ni son, sí. Cuento todo esto porque aquel blog original nació en 2008. Es decir, en octubre hará diez años. Una fecha redonda, ideal para celebraciones sacadas de contexto, aparatosas. Mi plan es no hacer nada, claro, porque creo en lo que me dijo Hendrik Röver sobre celebrar los 30 años de Los DelTonos: "¿Tú has visto alguna vez a un fontanero celebrando sus treinta años arreglando grifos? Pues lo mismo."  
El cambio de espíritu, estilo y nombre en el blog se produjo el 3 de agosto de 2011. Aquel día anuncié el fin de la an…

Guttercats

Una mañana soleada y desolada. Ni los ritmos del día ni la polifonía de las charangas podía con la quietud del eco: la noche había dejado cóncavo el espacio. El sol seguía tozudo, pero los pocos que andaban por el Tubo arrastraban el peso del epílogo. Fuera, en la puerta, los Guttercats almorzaban ajenos a todo. Una vez dentro, se subieron al escenario y ya no se bajaron. Solo el bajista, casi al final, poseído por su propio ritmo y unas caderas llenas de funk, se lanzó al mar y braceó con soltura. El batería tocaba con gafas de sol, como protegiéndose de las tinieblas del bar. El guitarrista eléctrico se pasaba el tiempo pegándole a la palanca, lijando el mástil con el slide, yendo de traste en traste por la parte de arriba de la arboladura. Se les vio sudorosos, bebieron poco, no bajaron el ritmo en todo el concierto. Se repasaron su discografía, acercándose más al último de sus discos, con canciones como "Sweet Little Sister" o "I Wonder", canción en la que des…

TurboFuckers

Era un día especial. Lo dejó bien claro Iñaki Sixx cuando se despidió así: "Será otro rollo, será otra etapa, pero seguiremos siendo fuckers." Se despedían de uno de los suyos, Charly Fucker, el batería, y la despedida condicionó un poco el resto, como no podía ser de otra forma. Iñaki Sixx volvió a coger el micro e hizo cuentas: con aquel, más o menos, que igual yo no entendí bien, eran 45 bolos en 3 años para el Fucker sentado. Sixx estaba más dicharachero de lo normal, y eso que le costó empezar a dirigirse al público. Nos diría luego que si habló tanto fue por falta de caja, como que necesitaba coger resuello, vamos. Pero yo creo que la razón principal fue simplemente que, en la otra esquina, a Pepe Bombs le habían robado la voz. Como él muy bien explicó, eso es "lo peor que le puedes hacer a un argentino". No tenía posibles para rebatirle a su compañero o escatimarle turnos. Sin embargo, a los coros, no se le notaba tanto. Estaba más apocado, menos enredador,…

Northagirres

Fue una noche rara de cojones, pero eso no te lo voy a contar. Me lo pasé bien, no me entiendas mal, aunque no te importe lo que te estoy contando, pero, si no me llegan a parar, igual hasta acabo vendiendo mi coche, y parte de la culpa la tuvieron ellos, cabrones, que no suelo insultar yo por aquí, ni aunque pretenda ser con sarcasmo cariñoso, pero parecía que no había forma de decir esto sin hacerlo. Espera, recupero el aliento y empiezo, pero ya que he escrito este párrafo auxiliar, usémoslo para algo práctico. Vamos a hablar de Northagirres en directo para el FestiBar; encá Limo, en el Mendigo.
Algo le pasó con la guitarra y no estuvo cómodo en ningún momento, pero hace falta mucho más para tumbar a Iñigo Agirrebalzategi, que ya me he aprendido el apellido y lo escribo sin mirar las teclas. Resignado, dijo: "Lidearemos con lo que hay" y se tiró a tocar, con los ojos cerrados, en ocasiones, y el tembleque en la rodilla. Otras veces se daba la vuelta y nos regalaba espald…

Pomeray

Bueno, me he puesto el disco de fondo a ver si me acuerdo. Hay que escribir esto y el verbo que abre esta frase no ayuda a hacerlo. Pero lo haremos. Porque aunque no recuerde los detalles, sí que recuerdo la sensación general de satisfacción y alegría cuando colgaron las guitarras y entró el sol y la realidad por la puerta abierta de el Tubo. Precisamente, allí, fuera, al sol, unos días más tarde, que ya lo contaremos, di por finalizado el FestiBar en alegre conversación de despedida con uno de los culpables de todo esto, el de la mano lisiada, que también acabaremos por contarlo. Y en esa conversación que usamos de colofón de esta semana fantástica, no pudimos evitar los dos que los Pomeray salieran en el recuento. "Y además son buena gente, gente maja". Dijo uno de los dos, y el otro asintió con contundencia. Pues sí, lo son, y aunque eso no debería importar, dicen, para escribir sobre un concierto, en este blog seguimos unas normas muy estrictas para pasárnoslas estricta…

Toni Metralla y los Antibalas

Abren con "Max El Loco", si no me equivoco. Y después siguen con hora y pico de adaptaciones que definitivamente hacen suyas. Y también alguna canción que han compuesto ellos, si sigo sin equivocarme. En números, así como veinte ostias en los morros se cascaron. Te saltan los dientes a guantazos de rock and roll con la mano abierta. Voy a dejar estas metáforas tan violentas, que no sé por qué me ha dado ese viento y tampoco me voy a poner ahora a hacerme el listo con el listado de nombres: que si Rose Tattoo, que si Electric Six, que si los Triturbo. Da igual: "Gay Bar", "Grito Rebelde"... Son canciones con nombre propio, emponderadas por una banda que suena más rodada que las chicanes de Hungaroring. 

También voy a pasar de deciros quiénes son y de dónde vienen, porque los cuatro, por separado y en conjunto, tendrían para hacer una biografía gigantesca por fascículos, de esas que te regalan los dos primeros números y una miniatura por 9,95 pero luego no …