Ir al contenido principal

Quentin RJ



La tormenta ya ha cruzado la ciudad. Aún así, todo está oscuro y no me preocupo. Conduzco despacio, limpiando el vaho con la manga de mi camisa. Pienso lo mismo de siempre: que hay algo que deprime y que me excita en este paisaje agresivo y desapacible. Conduzco hacia la negrura, alejándome de las afueras, dejando atrás la civilización. Conducir así despeja, sosiega y anestesia.
Salgo de la autopista y apenas veo la carretera. La niebla me obliga a concentrarme en los focos traseros del coche que me precede. El rojo eléctrico me hipnotiza. Me relajo, me sosiego, me anestesio y, como voy cómodo, lento, abrigado aquí dentro y disfrutando de la tormenta, pongo la radio.
Yo ya he terminado de trabajar. Diego RJ, no. Dice que Tarantino ha cumplido medio siglo y que esta tarde en el sótano se han montado un guateque con las canciones de todas sus películas.
Descendiendo el puerto, se esfuma la niebla, aparecen las sombras de los prados, el valle retumba con la música de Randy Crawford.En algunas curvas, el coche desliza, como si tuviera prisa por trazarlas. Quizás bailen porque aún sigo silbando la canción de The Statler Brothers. Urge Overkill sonó mientras rebasaba a un camión por la autopista. El trémolo de guitarra en la canción de Nancy Sinatra me despegó las manos del volante. Charlie Feathers casi me confunde de pedales.
Cruzo un pueblo fantasma, con todas las cortinas corridas, las fachadas húmedas, el silencio escondido detrás de cada esquina. Lo cruzo a 40 kilómetros por hora, las luces ámbar del semáforo parpadean, cuando lo dejo atrás, Diego RJ termina de explicar que The 5 6 7 8s siguen tocando en directo, que pronto vendrán a Europa, y que su única fecha les llevará hasta Valencia. Dice que han grabado un ep con Jack White. Pienso en conducir bajo una tormenta hasta Valencia. Pero no me apetece. Pienso en el ep en vinilo que compré en San Francisco. Quizás sea una joya. Recuerdo que acabamos cerca del Alamo Square Park y había refrescado y la ciudad se veía como siempre: deprimente y excitante en aquel paisaje sereno y apacible. Tenía el disco envuelto en papel, pegado a mi cintura, y solo pensaba en la cara que pondría cuando lo viera. 
Diego RJ sigue hablando. Después del woo hoo empiezo a aburrirme. Estoy cansado de curvas, tengo ganas de llegar a casa. El valle empieza a abrirse y aparecen más tinglados, casas, me acerco a la civilización. De vuelta. Otra civilización, pero la misma. Puede que hasta la misma que veía desde una esquina de Alamo Square Park. 
Me detengo en un semáforo. Abro la ventanilla. Huelo el frío y la lluvia. También la veo, haciéndome cosquillas en el codo. Así que es el cumpleaños de Quentin, ¿eh? Pues felicidades, pienso. El semáforo se pone en verde, giro todo el volante a la derecha y murmuro: happybirthdaymistertarantino y me acerco muy despacio hasta el peaje para volver a coger la autopista. Como Tony Soprano, sin escapatoria, cada capítulo conduciendo hasta casa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…