Ir al contenido principal

Guided by Voices

Una de las mejores canciones que he escuchado en mi vida, sin explicaciones, sin argumentos, simplemente una de las que con más brusquedad me obligó a levantarme del sillón y ponerme en movimiento (a falta de facultades para bailar) fue y es I'm A Tree de Guided by Voices. Llegó por casualidad a mi vida, no sé cómo ni por qué, pero todavía no se ha ido. Desde entonces y hasta que hace ya casi cuatro años decidieron separarse, Guided by Voices siempre ha estado a mi lado. Durante el año casi completo que deambulé por el medioeste de los Estados Unidos, haciendo que enseñaba castellano a una manada de hijos de granjeros que jamás podré olvidar, Guided by Voices fue la banda sonora de aquella experiencia. Guided by Voices, Vacazul, Teenage Fanclub, Suede, Little Brazil, Q And Not U, la canción "One, Two, Three, Love" de Carrots, The Elected, "Nowherelander" de The Brahmas, "Polar Shelter" de Renochild, M. Ward, Matthew Sweet y una vieja canción de Ken Zazpi para cuando me venía la morriña y quería tararear en euskera. Esa fue la banda sonora. Recuerdo una mañana que recorrí todas las tiendas de discos que encontré en San Francisco buscando el vinilo de Iggy Pop donde salía la canción que le gustaba a mi novia. Al final, compré el cd en una tienda de varios pisos donde me quedé encerrado en un ascensor que manejaba un tío muy raro sentado en una banqueta leyendo un libro de Dostoievski. La tienda se llamaba Rasputin, creo. Esa misma mañana, en unos grandes almacenes me compré el "Half Smiles of the Decomposed" de Guided by Voices. Cuando iba a fumar cigarrillos a escondidas al cementerio baptista de Schleswig, a veces, en lugar de sentarme bajo el árbol que cerraba el cementerio, prefería quedarme junto a la cuneta, con las puertas del coche abiertas de par en par para poder escuchar "Huffman Prairie Flying Field" mientras mi vista se perdía en el horizonte inabarcable de la media tarde silenciosa que encendía los campos de maíz. Sé que dije que en estas entradas iba a proponer nuevas canciones, pero es Navidad, y soy un sensiblero, por alguna oculta razón me he acordado de Guided by Voices y no he podido evitarlo. De todas formas, si no lo ha hecho hace poco, lo hará enseguida, porque Robert Pollard sigue produciendo discos como quien escribe listas de la compra, pero listas de la compra en verso y con talento, así que... digamos que propongo escuchar a Robert Pollard y el que quiera tirar de la cuerda porque no los conociera que se deje llevar hasta Guided by Voices y disfrute de uno de los mejores grupos del siglo XX, y del XXI.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fiasco Review!: Desierto Cicatriz de Milana

Hace unos meses, los extremeños Milana regresaban al mercado con un ep de seis canciones al que han titulado Desierto CicatrizEl disco lo han grabado muy lejos de casa, en Muriedas, Cantabria, en los estudios de Hendrik Röver, quien también se ha encargado de la mezcla y la masterización. 
Las seis canciones del álbum las han empaquetado en un arenoso formato ideado por Víctor Sarabia. El desierto gráfico aparece estriado con las fotografías de los músicos. Los retratos los realizó Leo Acedo, mientras que Marta Crespo y Thibault Saintenoy se encargaron de fotografiar el desierto. Lauren Levi hizo lo mismo con la cicatriz. Páramos, heridas y música. Todo bien apilado en un petate que incluye, además, el librillo con las letras, los agradecimientos y, sobre todo, en este caso, un breve texto final escrito en pasado simple y en la tercera persona del plural que termina con una frase cortada por la mitad: “Pero redimidos… al fin”. Y los puntos suspensivos son como un puente de tablas sob…

FESTIBAR 2018

Llegó, por fin. Una nueva edición del FESTIBAR barakaldés, que aún no sé muy bien lo que es, pero gusta, ¿no? La peña andará por ahí haciendo el calentamiento, pues bien, preparaos, porque la que se avecina tiene pinta de maratón. No es un festival, como siempre. No hay zona chill-out, ni stand de Van, ni pulseras, ni patrocinador que valga. Hay música. Nada más. Semana y pico de pico y pala en la trinchera de los bares con música en vivo. Acércate, joder, que merecerá la pena. Corre calle abajo para encadenar dos seguidos. Quédate luego, tomando un cacharro, hablando con la peña. Los hosteleros lo merecen, me parece. No sé si es escena o no, me la suda, pero hagamos pueblo y pongámosle música. Cultura, si quieres. Vida. 
Hace 39 años, fue la Ciudad Deportiva. Un año después, 091 en La Casilla. Hoy es esto. Participa, puede que dentro de muchos años alguien mire hacia atrás y tú puedas decir que estuviste allí. No es coña, la historia que cuentan las enciclopedias no es la única. La …

Primera y ordenada línea de playa

Las cosas tienen su sitio, ¿no? Los libros en las baldas, la ropa húmeda en los tendederos, los obreros en las barricadas. Quién inventaría el aparcamiento en batería. No puedo ser el único al que le resulte tan frustrante cuadrar el hueco entre ambas líneas. Hay líneas y dibujan sitios para todo. Así que, a veces, también encuentras un placer misterioso y perecedero cuando perviertes ese orden. Aparcas pisando la línea y te dices: que se acabe el mundo, así se queda. La ropa húmeda en las baldas, los libros en los tendederos, los obreros en las barricadas. Qué gozada.
Hubo un concierto muy famoso en una azotea. En la cárcel también, ya lo sabes. En aviones y en la Antártida. Hace poco leía cómo Kim Gordon explicaba lo maravillada que aún estaba por haber visto cantar a Black Flag en una casa de los suburbios. Henry Rollins en la cocina, en la sala de estar, yendo de una habitación a otra. Todo está inventado: el orden y sus perversiones. Hoy hay conciertos en castillos, en la playa, e…